Un paseo por una de las principales fortalezas de Escocia, una jornada de senderismo o una visita dedicada a los amantes de Harry Potter o de Outlander. Descubre seis excursiones desde Edimburgo y Glasgow que no te puedes perder.

excursiones-edimburgo-glasgow
Stirling castle.

Si viajas a Escocia, te alojarás en Edimburgo y quizás te plantees incluso conocer Glasgow, la ciudad más grande del país. En cualquiera de los dos casos, hay varias excursiones que puedes organizar para conocer algunos de los lugares escoceses más emblemáticos. Ya sea en coche o en tren, en tu ruta puedes incluir una visita a Stirling o hacer senderismo por el Parque Nacional Loch Lomond y The Trossachs.

Blackness Castle

Blackness-Castle
Blackness Castle.

Aunque en tu mente solo estará Inverness y el Lago Ness, hasta llegar a las Highlands hay lugares maravillosos que te permitirán descubrir la esencia de Escocia. Uno de ellos se encuentra a tan solo 40 minutos en coche de la capital, el Blackness Castle, incluido en la Explorer Pass o con un precio de seis libras por persona si no tienes este bono.

Blackness-Castle-outlander
Patio interior del Blackness Castle.

Para mí, define a la perfección el alma de los castillos escoceses: fortalezas abandonadas, de habitaciones frías, húmedas y oscuras, donde la visita no consiste en pasear por los aposentos de sus antiguos habitantes rodeado de recreaciones de los muebles. Las salas están vacías y es tu imaginación la que debe hacer el trabajo de recrear lo que allí se pudo vivir. Además, este castillo es particularmente especial por su ubicación, comiéndole terreno al mar y creando una sensación de libertad a la vez que protección de lo que sucede a su alrededor.

Esta parada resultará muy atractiva para los amantes de Outlander, pues en este castillo se rodaron las escenas en las que Jamie es castigado con un látigo por Jack Randall.

Doune Castle

excursiones-edimburgo-glasgow
Doune Castle.

Similar al Blackness Castle -a excepción de que no está abierto al mar- el Doune Castle conserva la estructura de la fortaleza mientras que las habitaciones se han mantenido como fueron hace siglos, sin recreaciones de las estancias aunque con alguna pieza de mobiliario o lámpara. Sin embargo, la audioguía -incluida en el precio de la entrada, que a su vez está incluido en la Explorer Pass (en caso contrario, cuesta nueve libras)- te permite descubrir para qué fueron cada uno de los habitáculos.

La visita está, además, muy orientada a los fans de Outlander o de los Monty Python, pues en este castillo se rodaron algunas escenas de Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores. Los fans de los primeros escucharán en primera persona el testimonio del actor que hace de Jamie relatándoles cómo fue la grabación de algunas escenas y cómo, para no dañar el castillo, algunas de sus estancias fueron recreadas en platós y es que el Doune Castle fue la inspiración para el Castillo Leoch en la serie.

excursiones-edimburgo-glasgow
Entradas desde el patio interior al Doune Castle.

Los amantes de los Monty Python podrán oír al propio Terry Jones narrar las curiosidades del rodaje. Por último, ya en el exterior, en los jardines que rodean al castillo, un cartel indica Winterfell (Invernalia), pues también sirvió para grabar algunas de las escenas del asentamienro de la Casa Stark de Juego de Tronos.

Stirling y su castillo

Dicen que su fortaleza es una de las más impresionantes después de la de Edimburgo y desde luego por tamaño y estancias están muy igualadas. Aunque me quedo con los castillos abandonados con pocos turistas y sin ambientación recreada, lo cierto es que el Stirling Castle es de obligada visita. Su entrada está incluida en la Explorer Pass –en caso contrario, cuesta 15 libras-.

excursiones-edimburgo-glasgow
Patio interior del Stirling Castle.

Al igual que al entrar en el castillo de Edimburgo, te sentirás perdido y sin saber por dónde comenzar. Yo eché en falta un guía que me indicara en qué orden visitar las estancias o me diera algo más de información acerca de los lugares que estaba visitando.

A diferencia de las otras fortalezas, en esta sí puedes ver cómo pudieron ser las estancias hace varios siglos, pues se recrean las habitaciones por las que los invitados del rey iban pasando según llegaban al castillo o cómo era una cocina de la época, con sus distintas zonas para cocinar o guardar los alimentos. Algunas de las salas se han reservado a exposiciones, aunque para mí, lo mejor de todo, es el patio central, muy similar al del Castillo de Edimburgo pero menos abarrotado de gente, y los cuidados jardines (los Queen Anne Gardens).

escocia-road-trip
Queen Anne Gardens (Stirling Castle).

Esta fortaleza juega un papel muy importante en la historia de Escocia. En ella se libraron varias de las batallas de las Guerra de Independencia de Escocia, con importantes victorias sobre el ejército británico, como en la batalla del puente de Stirling, liderada por William Wallace, o en la del Bannockburn, dirigida por Robert Bruce (Roberto I Bruce). Asimismo, desde este castillo los jacobitas trataron de impulsar el regreso de los Estuardo al trono escocés y de hecho, en la Capilla Real, María Estuardo fue coronada siendo aún un bebé.

excursiones-edimburgo-glasgow
Vistas del Monumento Nacional a William Wallace.

Tras conocer su castillo, Stirling merece una visita por las empinadas, empedradas y recónditas calles que rodean a la fortaleza. Y también acercarte a visitar el Monumento Nacional a William Wallace.

Parque Nacional Loch Lomond y The Trossachs

excursiones-edimburgo-glasgow
Carretera hacia Parque Nacional Loch Lomond y The Trossachs.

A una media hora de una gran ciudad como Glasgow comienza el Parque Nacional Loch Lomond y The Trossachs. Para mí, su tamaño es tal, que no catalogarlo como parque se me queda pequeño. “Acceder” a él –una carretera principal lo recorre- es como estar atravesando cualquier otra zona de naturaleza salvaje que es Escocia. La diferencia es la cantidad de gente que ves realizando rutas por los lugares más extraños. Y es que este parque no tiene caminos marcados: hay rutas invisibles que te llevan por sus montículos, por sus valles, te invitan a atravesar los riachuelos y contemplar las pequeñas cascadas.

excursiones-edimburgo-glasgow
Vistas del Loch Lomond en Luss.

Es un lugar muy concurrido, principalmente los fines de semana de verano, pues los escoceses aprovechan para desconectar del ambiente agobiante de las ciudades. Y es que hay mil cosas que hacer en este lugar: senderismo, pesca, montar en kayak, canoa o moto acuática o incluso hacer un pequeño crucero por el gran Loch Lomond.

Si no te atrae la opción del picnic, comer en Luss es la mejor alternativa. Este pequeño pueblo, situado al sur del parque cuenta con varios restaurantes, aunque la gran afluencia de gente y la limitada oferta pueden hacerte difícil encontrar una mesa en la que comer tranquilamente. Sus restaurantes son más para comer algo rápido, descansar un poco y continuar el paseo por el campo.

excursiones-edimburgo-glasgow
Casas de Luss.

No obstante, Luss tiene también un encanto propio. Además de estar bañado por el Loch Lomond y tener un puerto que parece que da a un inmenso mar, sus casitas tienen un estilo especial: chalets de piedra, con pequeños jardines y detalles muy curiosos. Querrás quedarte a vivir en uno de ellos.

Glenfinnan

harry-potter-escocia
Viaducto de Glenfinnan.

Algo más alejado de las grandes ciudades, pero un lugar imprescindible para los amantes de Harry Potter. En Glenfinnan se encuentra el viaducto por el que pasa el tren que lleva a Harry Potter a Howgarts.

El atractivo y la fama es tal que los mayores fans de la saga de J.K. Rowling no se conforman con ver el viaducto desde abajo: suben una pequeña montaña desde la cual la vista es la misma que la que se observa en las películas y esperan a que pase el tren –habiendo mirado con anterioridad los horarios para estar en el momento exacto. ¡Los pocos aparcamientos que hay en la zona se colapsan en esos instantes!

Los que quieren vivir una experiencia completa también compran sus billetes para viajar a bordo del Jacobite Steam Train (el tren jacobita): un trayecto de 40 millas (64 kilómetros) entre Fort William y Mallaig. No obstante, el viaje no es barato: 64 libras en primera clase y 43 en clase turista (precio por ida y vuelta). Si optas por la primera opción, viajarás en un vagón decorado con lámparas y tapicerías de la época aunque también puedes elegir tener un compartimento privado, en el que pueden viajar hasta seis personas.

Glenfinnan se encuentra a unas tres horas de Glasgow así que puedes aprovechar la visita para conocer el Parque Nacional Loch Lomond y The Trossachs así como Glen Coe -uno de los valles más famosos de Escocia- y Fort William. De este último fuerte que da hoy nombre a la ciudad -antes se llamaba Gordonsburgh- queda poco. Levantado en 1690, décadas después pasó a formar parte de los acuartelamientos que controlaron el Great Glen -un conjunto de valles conocido también como Glen More- después de las revueltas jacobitas. Finalmente, fue destruido en el siglo XIX.

The Kelpies

excursiones-edimburgo-glasgow
The Kelpies.

A 50 minutos de Edimburgo, dos grandes cabezas de caballos destacan junto a la carretera, son los Kelpies, dos esculturas de 30 metros de alto construidas en acero. El porqué de este nombre se esconde en la mitología escocesa: los Kelpies son unas criaturas acuáticas que habitan en los lagos de Escocia y toman la forma de un caballo o de una persona para atrapar a sus víctimas, invitándoles a cabalgar sobre ellos para llevarles después a las profundas aguas.

Estas esculturas forman parte del Helix Park, un agradable parque por el que pasear y en el que los más pequeños disfrutarán de sus grandes columpios y zonas de juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *