La batalla de Culloden marcó una nueva era en Escocia y los supuestos avistamientos de Nessie en el Lago Ness han creado una leyenda que es conocida en todo el planeta.

Lago-Ness
Urquhart Castle.

Conocer la historia de un país es fundamental para entender su situación política actual o los problemas a los que se enfrenta su sociedad. En el caso de Escocia, saber qué fue la batalla de Culloden y qué supuso para el país es esencial para comprender el fuerte nacionalismo que reina entre sus ciudadanos o el deseo de independizarse de Reino Unido.

Y con el objetivo de conocer todo esto, comenzó nuestra nueva jornada del road trip. No obstante, antes de hacer un viaje al pasado, dimos un paseo por Aberdeen, la ciudad en la que nos habíamos alojado esa noche.

Aberdeen
Aberdeen.

Como tercera ciudad más grande de Escocia, tiene una gran relevancia a nivel económico, pero no tanto turístico. Es conocida como la ciudad de granito, ya que se construyó con el material procedente de la cantera Rubislaw. Son pocos los lugares que merezcan una visita especial y basta con dar una vuelta por su calle principal, Union Street.

Ya en carretera, nos dirigimos al campo de batalla de Culloden. Junto a la propia explanada en la que se enfrentaron ambos ejércitos, el gubernamental y el jacobita, han creado un centro de visitantes en el que se explican los acontecimientos que condujeron a este enfrentamiento, el desarrollo de la propia batalla el 16 de abril de 1746 y sus consecuencias.

culloden
Campo de batalla de Culloden.

Aunque la entrada al propio campo de batalla es gratuita, te recomiendo que accedas también el centro de interpretación (los tickets cuestan 11 libras). Si lo haces, tu visita estará dividida en tres partes. En una primera, una audioguía, incluida en el precio de la entrada, te guiará por una exposición con algunas balas u objetos encontrados en el terreno. Mientras observas estas piezas, te explicarán cómo el francés Carlos Eduardo Estuardo (también conocido como Bonnie Prince Charlie o el Joven Pretendiente), que aspiraba a reinar en Gran Bretaña como Carlos III de Inglaterra y Escocia, decidió embarcarse en esta batalla que, antes de comenzar, ya estaba perdida para los jacobitas. Y también cómo, en el otro frente, el duque de Cumberland aprovechó las debilidades de sus contrincantes en la batalla y se ganó el apodo de el Carnicero por el trato denigrante al que sometió a los jacobitas tras el enfrentamiento. También entrarás en una habitación en la que te sentirás en plena contienda. El centro ha recreado con actores lo sucedido y verás, proyectado en las cuatro paredes, cómo fue desarrollándose la batalla.

culloden
Campo de batalla de Culloden.

Por último, llegarás a otra sala en la que te explicarán las consecuencias de toda esta guerra. Además, varias veces al día uno de los miembros del centro da una especie de clase, con interpretación incluida, en la que desvela otros muchos detalles sobre la contienda. Aquí van algunas claves.

  • ¿Quiénes eran los jacobitas? El objetivo del movimiento jacobita era expulsar a la dinastía Hannover y que la dinastía Estuardo regresara al trono de Inglaterra y Escocia. Su nombre fue tomado del de Jacobo II de Inglaterra y VII de Escocia, bisnieto de María Estuardo, último monarca católico de Reino Unido y padre de Bonnie Prince Charlie. Los primeros movimientos jacobitas comenzaron casi un siglo antes, cuando el mencionado rey fue destronado y sustituido por su yerno, Guillermo III de Inglaterra (o Guillermo de Orange), y su hija, María II de Inglaterra, ambos protestantes, tras lo cual Jacobo tuvo que exiliarse a Francia.
  • ¿Qué desencadenó la batalla? El último de los levantamientos jacobitas contra los ingleses no atendió a una sola causa. Como he dicho, los hubo que lucharon por la vuelta de los Estuardo al trono, pero en otros primó la defensa de la libertad religiosa, tras la Reforma Protestante iniciada por John Knox, o la independencia de Escocia de Inglaterra.
  • ¿Quién luchó? Aunque tenemos la idea de que la batalla se libró entre ingleses y escoceses, lo cierto es que el ejército gubernamental (el británico) estaba compuesto por ingleses pero también algunos escoceses, mientras que en el jacobita había soldados de Escocia, Inglaterra, Wales, Irlanda y Francia.
  • ¿Por qué perdió el ejército jacobita? En primer lugar habría que decir que la experiencia de Bonnie Prince Charlie en el campo de batalla o en la coordinación de este tipo de conflictos era bastante escasa. El Estuardo llegó a Escocia con un pequeño ejército formado por franceses y exiliados escoceses. Una vez en la isla, logró el apoyo de los clanes de las Highlands. Victorias como la de la batalla de Prestonpans les dieron esperanzas, frustradas posteriormente por la presión del ejército de Cumberland, que les hizo retroceder de nuevo a las Highlands. Para entonces, los soldados estaban cansados, hambrientos y su espíritu de lucha había quedado muy mermado. Las anteriores victorias frente a los británicos fueron resultado, en parte, de los ataques sorpresa. Sin embargo, el 16 de abril de 1746 no hubo factor sorpresa ni fuerzas suficientes: los jacobitas comenzaron a luchar una batalla que ya tenían perdida desde el primer minuto. De hecho, duró poco más de una hora.
  • ¿Qué ocurrió con los supervivientes jacobitas? Aunque 1.250 perecieron durante la batalla, otros tantos resultaron heridos y más de 500 fueron hechos prisioneros. Para saber qué ocurrió con los supervivientes, hay que dividirlos en varios grupos. Los más ricos -el colectivo menos numeroso- tuvieron varios destinos: si estaban gravemente enfermos, eran enviados de vuelta a su hogar, aunque también los hubo que a pesar de no estar gravemente heridos, regresaron, en cualquier caso, bajo supervisión; un tercer grupo fue enviado en barcos a América durante siete años. En segundo lugar, los soldados ingleses que lucharon en el ejército jacobita fueron ejecutados, mientras que los franceses fueron tratados como prisioneros de guerra y trasladados de vuelta a su país. Por último, a los restantes, el grupo más numeroso, se les dieron dos opciones: partir a América o ir a juicio. Si elegían la segunda opción, eran recibidos con tres preguntas: si poseían rosas blancas (símbolo de los jacobitas), si tenían armas o kilts y si habían estado en el lugar de la batalla. Una respuesta positiva a cualquiera de las tres preguntas suponía una condena a muerte. Los veredictos de los juicios fueron muy controvertidos y muchos soldados optaron por vender a sus compañeros a cambio de la libertad.
  • ¿Qué son las Highland Clearances? La victoria del ejército gubernamental dio inicio a un proceso conocido como las Highland Clearances, que obligó a los escoceses que vivían en las Highlands a desplazarse a las Lowlands, la zona costera de Escocia, o al extranjero. Además, la derrota supuso el fin del sistema de clanes y la prohibición de usar los atuendos de las Tierras Altas (el kilt o falda escocesa y el tartán, el tejido típico de la zona a base de cuadros) o tocar las gaitas así como la tenencia de armas.

Con todos estos datos en la cabeza, tan solo queda dar un paseo por el propio campo de batalla, un páramo que te permite comprender la distancia que separó a ambos bandos y las complicaciones que pudieron sufrir por el tipo de terreno (un lodazal) o por la falta de lugares en los que refugiarse.

Culloden-Outlander
Homenaje al clan Fraser en Culloden.

Como fan de Outlander, buscarás la piedra colocada en homenaje al clan Fraser (llena de flores y turistas fotografiándose junto a ella tras el éxito de la serie), aunque hay otras muchas tumbas, señaladas por piedras con el nombre de cada clan, donde fueron enterrados en fosas comunes sus miembros.

Antes de dirigirte al Lago Ness en busca de la “mascota” de Escocia, puedes acercarte a las Clava Cairns, a 10 minutos en coche de Culloden. Aunque las piedras que usa Claire en Outlander fueron realizadas a base de cartón expresamente para el rodaje, este lugar se ha convertido en un lugar de peregrinaje para los más freaks.

Clava-Cairns-Outlander
Clava Cairns.

En realidad, se trata un complejo que data de la Edad de Bronce que está compuesto por cuatro túmulos y tres círculos de piedra. Hace 4.000 años, los granjeros de la zona, los construyeron para albergar los cuerpos de los fallecidos más importantes de su comunidad. Los príncipales túmulos están alineados con la luz de la puesta de sol del solsticio de invierno, una estación del año prohibida para los trabajadores del campo, debido a las pocas horas de sol, el frío y la inexistencia de cultivos que puedan sobrevivir a estas condiciones.

Lago-Ness
Vista del Lago Ness desde el Urquhart Castle.

El Loch Ness tiene una extensión gigantesca y se puede contemplar desde distintos sitios. También hay excursiones en barco que salen desde Inverness y te llevan hasta el Urquhart Castle, para mí, la joya de esta zona. Porque al final, un lago puede sorprenderte por su tamaño o por los paisajes que lo rodean, pero verlo desde las ruinas de un gigantesco castillo construido a sus orillas tiene más encanto.

Lago-Ness
Urquhart Castle.

Por eso, te recomiendo que te dirijas al Urquhart Castle, lo visites tranquilamente, subas a todas las almenas y busques todos los rincones que el paso del tiempo ha dejado sobre la fortaleza. La entrada está incluida en el Explorer Pass. Si no lo tienes, el precio es de 12 libras por persona.

Lago-Ness
Drumnadrochit.

Ya después, puedes ir a Drumnadrochit, el pueblo que se ha convertido en el núcleo turístico de la zona y en el homenaje a Nessie. En realidad, está compuesto por unas pocas cafeterías, tiendas de souvenirs, un centro de visitantes y el Nessieland, un parque temático dedicado a los más pequeños.

Inverness-lago-ness
Inverness.

Finalizado este recorrido, nos dirigimos a Inverness, la capital del Lago Ness. Como te dije en posts anteriores, esperaba una ciudad fea e industrial, pero me llevé una gran sorpresa. Los paseos junto al río Ness, que luego desemboca en el lago, merecen mucho la pena. Eso sí, se nota que la ciudad ha sabido aprovechar el turismo: los restaurantes sirven cenas hasta tarde y encuentras tiendas de souvenirs abiertas incluso a las 22.30 horas.

También es cierto que Inverness me gustó más por el alojamiento que elegimos. El Carisbrooke Guest House, ubicado en una de las calles paralelas al río, es un pequeño B&B que cuida todos y cada uno de sus detalles. Su dueño es encantador y nos dio todo tipo de recomendaciones para la cena o las excursiones que podíamos hacer. El desayuno también era a la carta, es decir, podías elegir entre varios platos, como huevos revueltos, pancakes o las clásicas tostadas.

inverness-alojamiento
Habitación del Carisbrooke Guest House.

Y lo mejor de todo: los detalles de la habitación. El tartán estaba presente en la colcha, los cojines, las cortinas e incluso en la pantalla de la lámpara. Además, teníamos un detalle de bienvenida: unas galletas de mantequilla y unos chocolates.

comer-inverness
Resturante The Waterfront.

La recomendación para cenar no pudo ser mejor. The Waterfront, premiado como el mejor pub gastronómico del norte de Escocia en 2017, es el típico lugar que te esperas encontrar cuando visitas tierras escocesas. Un pub oscuro, lleno de gente de la zona, con una carta con más de 50 tipos distintos de whiskies, platos abundantes y típicos, y músicos tocando folk. Un ambiente increíble.

¿De verdad que aún no te han entrado ganas de coger un avión a Escocia?

El post no está patrocinado por ningún hotel ni restaurante. Todo son recomendaciones basadas en la prueba y error de mi propia experiencia. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *