Escocia no empieza en Edimburgo ni acaba en Inverness. Aquí te propongo un road trip por Inglaterra y Escocia para impregnarte de la isla británica.

inglaterra-escocia-road-trip
Límite entre Escocia e Inglaterra.

Escocia había estado en mi lista de destinos pendientes desde hacía tiempo, pero sobre todo por la ciudad de Edimburgo, de la que había escuchado verdaderas maravillas. La serie Outlander hizo que me decidiera a explorarla este verano, aunque sin limitarme a la capital, es decir, recorriendo Escocia en coche.

Aunque el viaje estaba dirigido inicialmente a hacer solo un viaje por tierras escocesas, la falta de vuelos directos a Edimburgo a buenos precios y con buenos horarios para las fechas que quería hicieron que añadiera una escala en Londres, mi amor platónico, y ya de paso, un pequeño recorrido por algunas ciudades inglesas. De esta forma, convertimos el viaje en un road trip por Inglaterra y Escocia.

Si conseguís un vuelo directo, 10 días pueden ser suficientes para descubrir Escocia. Con el paso por Inglaterra, el road trip alcanzó las 15 jornadas: intensas, agotadoras, pero inolvidables.

Días 1 y 2: Londres

He visitado Londres en cuatro ocasiones, pero no me canso de esta ciudad, por ello decidimos pasar dos días en ella. Sin embargo, en esta ocasión, optamos por hacer un turismo más relajado, pasando por los lugares más conocidos, pero también visitando otros menos populares.

inglaterra-escocia-road-trip
Vistas del Millenium Bridge y St Paul’s Cathedral (Londres).

Camden Town, Picadilly Circus, Oxford Street, St. Paul’s Cathedral y sus alrededores, un paseo por la ribera del Támesis o por Saint James y Hyde Park eran de paso obligado. Pero también tuvimos la oportunidad de conocer la conocida como Little Venice, el callejón de grafitis, al que llaman el Bansky Tunnel, o descubrir nuevos parques como el Regent’s Park o los Kensington Gardens.

Para dormir, optamos por alojarnos en el New Linden Hotel, muy cerca del barrio de Notting Hill. Para ser un hotel londinense (que no suelen tener muy buena fama) estaba bastante bien y en 20 minutos en metro podías llegar al centro de la ciudad.

Día 3: Bath y Stonehenge

inglaterra-escocia-road-trip
Pultney Bridge (Bath).

Nuestra idea inicial era alquiler el coche en Londres, pero si salir de una gran ciudad que no conoces suele ser estresante, aún más si conduces por un lado al que no estás acostumbrado. Por tanto, tomamos un tren a Bath, a hora y media de la capital británica, y aprovechamos para pasear por esta pequeña ciudad con numerosos vestigios romanos.

inglaterra-escocia-road-trip
Stonehenge.

Ya con el coche, comienza el road trip por Inglaterra y Escocia. Mientras nos acostumbramos a conducir (y a ir de copiloto) por el sentido contrario, nos dirigimos a Stonehenge. Llegamos al atardecer, con lo que la luz no podía hacer más mágico el lugar.

La jornada terminó en Oxford, donde nos alojamos en The Sportsview Guest House, un Bed&Breakfast a 15 minutos andando del centro.

Día 4: Oxford

Dedicamos la mañana a visitar esta ciudad universitaria, repleta de unos colleges tan impresionantes que dan ganas de comenzar una nueva carrera. Buscamos los pasos de Harry Potter, un personaje que, junto con la universidad, se ha convertido en el filón turístico de Oxford.

inglaterra-escocia-road-trip
Christ Church College (Oxford).

A medio día partimos hacia Liverpool, sin embargo, los interminables atascos hicieron que el viaje se alargara más de lo previsto y no llegáramos a la ciudad de The Beatles hasta por la noche.

Ese día nos alojamos en el Hotel Indigo Liverpool, un hotel muy moderno y con una habitación de la que daban ganas de no salir, situado a 15 minutos de la calle más famosas de la ciudad. ¿Adivinas cuál es y por qué?

Día 5: Liverpool y el muro de Adriano

inglaterra-escocia-road-trip
Estatua de The Beatles (Liverpool).

Lo que iba a ser una jornada de patear Liverpool, se convirtió en un turismo acelerado por la lluvia que caía. Pudimos conocer el puerto, The Beatles Story (el museo dedicado a la banda inglesa), así como acercarnos al callejón en el que se ubicaba el local donde el grupo se dio a conocer, The Cavern.

Muro-Adriano
Muro de Adriano

Tocaba partir hacia Edimburgo pero con un pequeño desvío para visitar los restos que quedan del Muro de Adriano, construido por los romanos para proteger las tierras del Imperio en Britania de las tribus del norte.

Tras casi cinco horas de coche, nos adentramos en la capital escocesa. Termina aquí el road trip por Inglaterra y comienza el de Escocia. Llegamos a Edimburgo con fuerzas para echar un primer vistazo a sus calles.

Esa noche y la siguiente nos alojamos en el Hampton By Hilton Edinburgh West End. Aunque está algo alejado del centro, lo compensan las instalaciones, la habitación y el variado desayuno. Además, si vas en coche, te evitas tener que callejear por la ciudad.

Día 6: Edimburgo

edimburgo-imprescindibles
Castillo de Edimburgo.

Edimburgo es una ciudad pequeña pero tiene lugares increíbles que no puedes perderte. El primero de ellos es su castillo, seguido de la Royal Mile, que te llevará hasta el Palacio de Holyrood.

Aunque te costará un paseo cuesta arriba, también merece la pena contemplar las vistas de la ciudad desde Calton Hill o incluso, si tienes fuerzas, desde el Arthur’s Seat. Tampoco te puedes perder la parte nueva de Edimburgo, cuyos límites están marcados por la comercial Princes Street.

Día 7: la costa de Fife

falkland-escocia
Falkland.

Comienza el verdadero road trip por Escocia y con él, la ruta por sus famosos castillos. El primero que conocimos fue el Blackness Castle, a 40 minutos en coche de la capital.

La siguiente parada fue Falkland, un pueblo catalogado como de los más bonitos de Escocia. Desde allí, comenzamos a recorrer la costa de Fife, también conocida como East Neuk of Fife, parando en pequeñas localidades como Pittenweem o Crail.

saint-andrews-escocia
Ruinas de la Catedral de Saint Andrews.

La ruta termina en Saint Andrews, ciudad conocida por ser la cuna del golf y por alojar la primera universidad de Escocia, aunque nosotros preferimos visitar las ruinas de su catedral y su castillo.

Después nos acercamos a conocer la increíble ubicación del Dunnottar Castle para terminar la jornada en Aberdeen, con las fuerzas justas para cenar y descansar en el DoubleTree By Hilton Aberdeen City Centre. A pesar de su nombre, está más cerca del puerto que del centro de la ciudad, a donde se tarda en llegar alrededor de 15 minutos andando.

Día 8: Culloden, Inverness y el Lago Ness

culloden
Campo de batalla de Culloden.

La batalla de Culloden es una parte fundamental de la historia de Escocia, al poner punto y final con el sistema de clanes que hasta entonces funcionaba en el país, por lo que visitar el lugar donde sucedió es una forma de descubrir los orígenes de la tierra que pisas. He de decir que Outlander también hizo que me interesara por este lugar, así como por Clava Cairns, un conjunto de cámaras funerarias, muy cercanas a Culloden, que visité por guardar cierto parecido con Craig Na Dun, las piedras desde las que Claire viaja al pasado.

Lago-Ness
Urquhart Castle.

A continuación nos dirigimos al Lago Ness y al Urquhart Castle: unas ruinas de un tremendo castillo bañado por las aguas de este lago sobre el que tantas leyendas circulan.

Esa noche nos alojamos en el Carisbrooke Guest House de Inverness, un B&B ubicado en una calle paralela al río que desemboca en el Lago Ness. Gracias a los consejos de su dueño, pudimos disfrutar de una cena verdaderamente escocesa, con música en directo, comida casera deliciosa y una carta con 50 whiskys diferentes.

Día 9: las Highlands

Inverness-highlands
Inverness.

Tras visitar Inverness, una ciudad que nos impresionó pues llevábamos unas expectativas muy bajas de cómo iba a ser, continuamos nuestra subida por la costa este de Escocia para entrar a las Highlands. Visitamos la Black Isle, que es en realidad una península, desde la que vimos los delfines más grandes del mundo a pocos metros de distancia.

Highlands-escocia
Monumento a los habitantes de Badbea.

Unos kilómetros más adelante el paisaje cambió de repente. Los frondosos bosques fueron sustituidos por terrenos áridos. Habíamos llegado a las duras tierras altas escocesas y el mejor sitio para descubrirlo fue el pueblo abandonado de Bathbea, en medio de la nada, junto a unos escarpados acantilados. Paseando por el lugar es fácil imaginar lo complicada que sería la vida allí.

Terminamos la jornada en Wick, uno de los pueblos más grandes de la zona, y nos alojamos en The Clachan, otro pequeño B&B en el que los dueños volvieron a sorprendernos con su amabilidad.

Día 10: el norte de Escocia

norte-escocia
John O’Groats.

Hasta este día me estuve preguntando si mi road trip por Inglaterra y Escocia no debía terminar en Inverness y cruzar las tierras escocesas por el interior, como hace la mayoría de los turistas. Sin embargo, las primeras horas de la jornada me mostraron que no me había equivocado en la decisión.

El día amaneció lluvioso, como si Escocia nos quisiera mostrar su verdadera cara en nuestra visita a uno de los paisajes más increíbles del país: los acantilados situados junto al faro de John O’Groats, poblados por gaviotas, palomas, fulmares y frailecillos.

durness-road-trip-escocia
Playa de Durness.

Sin embargo, el sol volvió pronto para alumbrar las carreteras serpenteantes que discurren entre las montañas junto a la costa y las playas de arenas blancas de pueblos como Betty Hill o Durness.

Esa noche nos alojamos en un B&B perdido en medio de la naturaleza, The Green Cruachan. Para entonces, ya estaba más que convencida que los kilómetros en coche habían merecido la pena.

Día 11, 12 y 13: isla de Skye

escocia-road-trip
Eilean Donan Castle.

Aunque pensábamos continuar nuestro recorrido por la costa, tras visitar Ullapool, la región más grande de esta zona y dicen, de las más bonitas, nos dirigimos por el interior hasta el Eilean Donan Castle, situado en un espacio que la tierra ha comido al mar.

Cruzamos entonces el puente para llegar a la Isla de Skye, la segunda más grande de Escocia. Tras varios días de intensas visitas decidimos descansar y aprovechar la maravillosa ubicación de nuestro alojamiento: el Balmoral View. Una casa de una familia que ha convertido una zona, con entrada independiente, en alojamiento para turistas y que cuenta con acceso directo a la playa.

rutas-isla-skye
The Old Man of Storr (Isla de Skye).

Las dos jornadas siguientes las dedicamos a relajarnos, pero también a hacer las rutas más populares de la zona: la subida a The Old Man of Storr, la visita al mágico Fairy Glenn (o valle de las hadas), el paseo hasta la playa de coral o hasta el Faro de Neist Point así como la ruta por las Fairy Pools.

rutas-isla-skye
Fairy Glenn (Isla de Skye).

Aunque nos habríamos quedado más noches en Skye (si no fuera por sus mosquitos, llamados midges, en inglés), cogimos el ferry hasta Mallaig, un pequeño pueblo de pescadores. Ese día nos alojamos en Springbank, otro B&B de trato impecable.

Día 14: Harry Potter, Loch Lomond y Glasgow

harry-potter-escocia
Viaducto de Glenfinnan.

Si en Oxford no pude perderme el lugar donde se rodaron las escenas del comedor de Hogwarts, tampoco podía dejar de pasar por el viaducto de Glenfinnan: sus vías fueron usadas para las escenas en que se mostraba el tren que trasladaba a los alumnos a la escuela de magia.

A continuación nos adentramos en el Parque Nacional Loch Lomond y The Trossachs. Nos hubiera encantado tener tiempo para hacer una de las miles de rutas que recomiendan, pero andábamos justos de tiempo y el clima tampoco acompañaba así que nos limitamos a visitar uno de sus principales pueblos: Luss.

Glasgow-imprescindibles
Catedral de Glasgow.

Y de tanta naturaleza pasamos a la industrial de Glasgow, la ciudad más grande de Escocia. Aunque no es especialmente bonita, tiene rincones muy atractivos, como la zona de la catedral y la necrópolis y, lo mejor de todo, no está enfocada al turismo. Esa noche dormimos en el DoubleTree by Hilton Glasgow Central, muy cerca de las principales avenidas de la ciudad.

Día 15: castillos de Doune y Stirling

escocia-road-trip
Doune Castle.

En una nueva jornada dedicada a los castillos escoceses, nos dirigimos al Doune Castle, del cual queda tan solo la estructura principal y los espacios que habrían ocupado las habitaciones. Se trata de un castillo muy visitado por los fans de Outlander (en él se grabaron algunas de las escenas del castillo Leoch, sede del clan MacKenzie), Juego de Tronos (se usó como escenario para Invernalia) y de la película Los caballeros de la mesa cuadrada, de los Monty Python.

escocia-road-trip
Castillo de Stirling.

A continuación pusimos rumbo a Stirling, cuyo castillo es, junto con el de Edimburgo, el más popular de Escocia. En realidad, son muy parecidos: una gran fortaleza caótica. No obstante, el de Stirling cuenta con algunas recreaciones del palacio que te permiten ubicarte mejor. La parte antigua de la ciudad también merece una visita, siempre que estés preparado para subir y bajar cuestas.

Ese día dejamos el coche y pasamos la noche en Edimburgo, en esta ocasión, en el ibis Styles Edinburgh Centre St Andrew Square. Un hotel muy moderno y con unas instalaciones que me impresionaron teniendo en cuenta la sobriedad que suele predominar en los alojamientos de esta cadena.

Día 16: Edimburgo y vuelta a casa

edimburgo-imprescindibles
Barrio Dean Village (Edimburgo).

Con mucha pena, aunque también con ganas de pasar unos días por casa, toca regresar a Madrid y poner fin a nuestro road trip por Inglaterra y Escocia. Conseguimos un vuelo directo por la tarde que nos permitía disfrutar de toda la mañana en Edimburgo, así que aprovechamos para visitar el barrio Dean Village y conocer el interior del Palacio de Holyrood y su abadía.

Con todos estos datos, ¿no te mueres de ganas por visitar Escocia?. Yo, solo con recordarlo, me cogería un avión inmediatamente. En próximos posts encontraréis más información sobre cada una de las jornadas e incluso sobre la gastronomía escocesa, aunque también espero vuestras recomendaciones, por si tengo que volver para visitar algo que me perdí.

El post no está patrocinado por ningún hotel. Todo son recomendaciones basadas en la prueba y error de mi propia experiencia. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *