La capital alemana es una ciudad inabarcable. Si vas a hacer una escapada de pocos días, aquí tienes ocho visitas imprescindibles para descubrir Berlín.

Brandenburger-Tor
Brandenburger Tor.

Conocer una ciudad (o un país) no es quedarse con sus lugares más icónicos. Pero cuando llego a una urbe del tamaño de Berlín necesito tener claro qué debo ver sí o sí para organizar mis días de viaje y ser capaz de incluir entre los monumentos más turísticos el verdadero corazón de la ciudad.

Aquí te propongo una lista de ocho lugares fundamentales de la ciudad de Berlín. La mayoría, atestados de turistas, pero también algunos, que, aunque no tan conocidos, te permitirán descubrir que la capital alemana no es una ciudad fría y desangelada (que fue al menos lo que yo sentí la primera vez que pasee por Unter den Linden).

Alexanderplatz

visitas-imprescindibles-Berlín
Reloj en Alexanderplatz.

El núcleo del Berlín oriental y, en realidad, el centro de la ciudad: una plaza que sin embargo no se puede comparar a la de otras ciudades europeas. Verás gente reunida en ella, ciudadanos y turistas que suben y bajan de los numerosos tranvías que paran en ella, pero aún así, te parecerá vacía.

Alexanderplatz ha sido siempre el centro de Berlín, aunque con otros nombres. En la Edad Media se la conocía como Ochsenmarkt o Mercado del Buey. Siglos más tarde, el 4 de noviembre de 1989, presenció la protesta de medio millón de ciudadanos que permitió que días después cayera el muro de Berlín.

Hoy, es reconocida por el enorme reloj que marca las horas en cualquier parte del planeta y por la cercanía del que podría llamarse el Pirulí de Berlín. La Torre de Telecomunicaciones de la ciudad o Berliner Fernsehturm fue construida en 1969 con el objetivo de demostrar el poder de la ciudad y a día de hoy es uno de los edificios más altos del continente.

 Alexanderplatz
Berliner Fernsehturm.

No obstante, a diferencia de su homólogo madrileño, esta torre sí se puede visitar. Tras pagar una entrada (bastante cara) subes en un ascensor 203 metros hasta el bar más alto de la Berlín. Aunque no vayas a tomar nada, lo que merece la pena son las vistas pero tienes que tener cuidado, sobre todo en invierno, y asegurarte de que las nubes no te impedirán ver una panorámica de la capital alemana.

Postdamer Platz

visitas-imprescindibles-Berlín
Postdamer Platz.

Postadamer Platz es el centro del Berlín occidental, hoy convertido en núcleo de edificios de empresas y centros comerciales. Aunque Alexanderplatz me pareció solitaria, vi gente haciendo allí vida, quedando con sus amigos. Sin embargo, Postdamer Platz me dio la impresión de ser más un lugar de paso. No obstante, hay que tener en cuenta que esta plaza quedó totalmente destruida tras la II Guerra Mundial y la construcción del Muro, y no resurgió hasta su caída.

Brandenburger Tor

Guia-berlin
Puerta de Brandeburgo en Berlín.

Icono de la capital alemana, junto al famoso hombrecito verde de los semáforos. La primera vez que pisé Berlín, tenía un par de horas para hacer turismo y mi primer objetivo fue conocer la Puerta de Brandeburgo. Pero, ¿por qué se ha convertido en un monumento tan importante para la ciudad?

Fue construida a finales del siglo XVIII en una de las puertas de la muralla que rodeaba la ciudad. La cuadriga que la corona fue usada como trofeo de guerra por el ejército francés primero y tras derrocar a Napoleón, por el prusiano, que devolvió la estatua a su lugar original. Además, como símbolo de la victoria, decidió nombrar a la plaza donde está ubicada Plaza de París.

No obstante, tanto la Puerta de Brandeburgo y sobre todo la estatua quedaron muy dañadas durante la II Guerra Mundial y la cuadriga que hoy vemos es una reconstrucción realizada en 1969. Asimismo, el monumento al completo quedó en el olvido con la división de la ciudad y no recuperó su esplendor hasta la caída del Muro.

Unter den Linden

avenida-tilos-Berlín
Vistas de Unter den Linden.

Si eres de los que coge poco el transporte público cuando hace turismo (para pasear bien las ciudades), recorrerás una y otra vez el kilómetro y medio del bulevar Unter den Linden o la avenida Bajo los Tilos. Por ella llegarás desde la Puerta de Brandeburgo hasta Alexanderplatz, pasando por la Catedral de Berlín o el edificio de la Ópera, ubicada en la Bebelplatz (Plaza de Bebel). Aunque quizá lo que te llame la atención de esta plaza de grandes dimensiones sean sus descomunales edificios, no puedes dejar de mirar hacia tus pies o te perderás un monumento que esconde un gran mensaje.

visitas-imprescindibles-Berlín
Catedral de Berlín.

Protegido por un cristal que permite mirar en su interior se encuentra el monumento a los libros quemados. Y es que la Plaza Bebel fue el escenario elegido para hacer desaparecer miles de libros censurados por los nazis, de autores como Karl Marx, Heinrich Heine o Sigmund Freud, en mayo de 1933.

monumento-libros-quemados-berlín
inscripción junto al monumento a los libros quemados de Berlín.

Si miras por este cristal, verás librerías, pero todas ellas vacías. Y junto a esta “ventana” una frase del poeta alemán Heinrich Heine que reza: «Das war ein Vorspiel nur, dort wo man Bücher verbrennt, verbrennt man am Ende auch Menschen.» (Eso sólo fue un preludio, ahí en donde se queman libros, se terminan quemando también personas). Y desde luego, aquella quema fue un adelanto de lo que orquestó el Gobierno en la década siguiente.

Islas de los museos

Al recorrer Under den Linden te cruzarás con un puente, el Schlossbrücke, que te llevará a la Isla de los Museos, un complejo decalrado Patrimonio Nacional de la Unesco. En una única plaza, encontrarás cinco grandes museos que guardan reliquias de distintos siglos y diferentes partes del mundo. Hay una entrada conjunta para las cinco galerías o entradas individuales para cada uno de los edificios.

El más conocido de los tres es el Museo de Pérgamo, pues alberga partes completas de edificios con miles de años de antigüedad, como el Altar de Pérgamo o la Puerta de Astarté. Cuando te coloques ante ellos y mires hacia el techo te surgirá la duda de cómo es posible que estas construcciones fueran trasladadas hasta Berlín y reconstruidas a imagen y semejanza de como eran en su ubicación original. Aunque también te preguntarás, por qué los alemanes se apropiaron de ellas…

visitas-imprescindibles-Berlín
Vistas de la Isla de los Museos.

El Museo Nuevo de Berlín alberga la otra gran joya de la isla: el busto de Nefertiti. Una pequeña escultura protegida a prueba de bombas y que es difícil de observar con detalle. Sin embargo, una de las cosas que más me gustó de este museo es que tienen una reproducción de la obra para que las personas invidentes puedan tocarla y descubrir cada detalle que sus ojos no les permiten ver: una reproducción que también es muy útil para los que podemos contemplar el busto original.

Aquí no termina la visita y si quieres seguir descubriendo el arte de la isla puedes visitar la Antigua Galería Nacional (dedicada principalmente a pinturas del siglo XIX), el Museo Bode (con una colección de arte bizantino) y el Museo Antiguo (con obras de la Antigua Grecia).

Bundestag

visitas-imprescindibles-Berlín
Cúpula del Bundestag.

Si no me hubieran avisado con tiempo, me habría perdido uno de los edificios modernos más impresionantes de Berlín: el Bundestag o el Parlamento alemán. Aunque puedes visitar la cámara donde se reúnen los políticos alemanes, lo más interesante es recorrer la cúpula.

Acompañado de una audioguía, que te irá marcando cuándo y dónde debes pararte (incluso si te detiebes más del tiempo que considera para hacer una foto, te indicará que continúes tu camino para no entorpecer la visita al resto de turistas), recorrerás una cúpula en forma de una espiral ascendente repleta de espejos y con vistas a la ciudad. Una vez en la parte superior, si el tiempo acompaña, te recomiendo que visites la terraza y veas Berlín desde las alturas.

Para no quedarte sin ver el Bundestag, tienes que registrarte con tiempo en la web (piden DNI y otros datos para controlar quién accede al edificio). Una vez realizado este trámite, tendrás una hora fija para tu visita. Todo muy organizado.

Tiergarten

visitas-imprescindibles-Berlín
Tiergarten.

Por si recorrer una y otra vez Unter den Linden no fue sufiente, nos alejamos aún más si cabe del centro y acabamos recorriendo el Tiergarten desde la Grober Stern o Columna de la Victoria. En una ciudad donde los árboles escasean, sorprende pasear por un parque que más bien parece un bosque. Se agradece escapar de las grandes avenidas y perderse entre sus árboles.

visitas-imprescindibles-Berlín
Grober Stern.

Su nombre quiere decir jardín de animales y es que este parque era hogar (y coto de caza) de ciervos y jabalíes en sus orígenes. Hoy, sigue albergando el zoo de Berlín.

Muro de Berlín

muro-Berlín
East Side Gallery.

Ir a Berlín y no acercarte a la East Side Gallery es como visitar Madrid y no pasar por la Puerta del Sol. Aunque la zona mejor conservada del Muro de Berlín está alejada del centro, el transporte público funciona muy bien en la ciudad y en poco tiempo estarás ante las pinturas que cubrieron esta gran barrera tras su caída.

De todas formas, si quieres conocer mejor lo que significó el Muro para la ciudad y otros acontecimientos que marcaron la historia reciente de Alemania y de toda Europa, hay otros lugares que no debes perderte.

Si visitas todos estos ocho lugares, tendrás una idea de qué es Berlín, pero no querrás abandonar la capital alemana sin probar algunos de sus platos más típicos. Una cerveza y una currywurst son la perfecta recompensa para un día de intenso turismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *