Bélgica es la meca del cómic y clásicos como Tintin han sido llevados a las calles de su capital. Descubre el arte urbano de Bruselas

arte-urbano-bruselas
Mural de Tintín en la Estación du Midi (Bruselas).

Hacer un artículo sobre los graffitis, o más bien, los murales que cubren las calles de la capital belga me parecía una tarea magnífica pero también muy ardua. Para descubrir el arte urbano de Bruselas, yo me guié con las indicaciones de Salta Conmigo, que elaboraron un estupendo mapa con distintas categorías.

Para ver todas las obras necesitarías hacer un viaje a Bruselas dedicado exclusivamente a su arte callejero y dedicar varios días a pasear por su centro y por los barrios de la periferia. No tuve tiempo para verlos todos y aunque para muchos me guiaba por las indicaciones de los planos, paseaba siempre con ilusión en busca de una nueva pintura en cada calle y encontré muchas.

Los murales más conocidos son los dedicados a Tintin. Es el caso de la escalera de incendios con Tintin, el capitan Haddock y Milu bajando por ella, un mural que cubre toda la fachada de un edificio. La obra se encuentra muy cerca del Manneken Pis, en la rue de l’Etuve, y fue inaugurado en 2005.

mural-tintin-bruselas
Mural de Tintin en la rue de l’Etuve (Bruselas).

Otro clásico del gran personaje creado por Hergé se encuentra en la estación de Bruselas Sur o Gare du Midi, donde hay una gran pintura en la que se presenta al propio Tintin entre los múltiples pasajeros que llegan y salen de una estación de tren como esta. A la salida de esta misma estación, otro dibujo en blanco y negro representa al personaje tratando de detener un tren.

De hecho, aunque la mayoría de estas muestras de arte urbano en Bruselas cubren toda una fachada de un edificio, también las hay tan pequeños que son difíciles de localizar. Por ejemplo, en la misma calle donde se encuentra el Zinneke Pis (o el perro meón), en la rue des Chartreux, hay un pequeño dibujo de Asterix.

arte-urbano-bruselas
Pequeño dibujo de Asterix (Bruselas).

También hay otros murales dedicados a personajes de los comics belgas quizá menos conocidos en España. Un ejemplo de ello es el mural que representa al detective Victor Sackville, una serie de comics creada por Francis Carin y protagonizada por un espía que trabaja para la reina de Inglaterra durante la I Guerra Mundial. El dibujo está ubicado en la rue du Marché au Charbon.

mural-carin-bruselas
Mural Carin (Bruselas).

Otro clásico de la literatura belga es el personaje Olivier Rameau, creado de la mano de Dany. En este caso, el mural dedicado a él muestra una fiesta de fuegos artificiales y justo al lado hay una tienda de pirotecnia. Está también muy cerca del Manneken Pis, en la rue du Chêne.

mural-dany-bruselas
Mural Dany (Bruselas).

En el centro de la ciudad, también tiene un espacio el personaje Broussaille, creado por Frank Pé. Aunque seguramente no tuviera esa intención, hoy podría interpretarse como una defensa de los derechos de los homosexuales, ya que Broussaille pasea cogido del hombro de un amigo. Además, cuando lo vi, era el Día del Orgullo Gay en Bruselas, con lo que mi asociación de ideas fue instantánea.

mural-frank-pe-bruselas
Mural Frank Pé (Bruselas).

Monsieur Jean, un escritor parisino de finales del siglo XX diseñado por dos dibujantes de cómic franceses, Philipe Dupuy y Charles Berberian, también tiene su espacio. El dibujo está ubicado en la rue des Bogards.

arte-urbano-bruselas
Mural Dupuy & Berberian (Bruselas).

Y, por supuesto, el Manneken Pis también tiene su propio mural, aunque se llama Manneken Peace, es decir, el niño por la paz, ubicado en la rue du Chene.

mural-manneken-bruselas
Mural del Manneken Peace.

Pero no solo hay pinturas dedicadas a personajes del mundo del cómic, también hay reivindicaciones. Me llamó mucho la atención encontrarme en el suelo de las calles de Bruselas una impresión que decía «Laisse les filles tranquilles» (Deja a las chicas en paz). Según me contaron algunos guías, los belgas son especialmente machistas y para las mujeres, pasear solas por algunos barrios resulta muy incómodo e incluso peligroso. Y es que la capital de Europa estará muy avanzada en ciertos aspectos, pero parece que en otros no es tan abierta como debería.

arte-urbano-bruselas
Sello en las calles de Bruselas contra el acoso a la mujer.

La reivindicación también aborda otros temas, como la lucha contra el sida. En el barrio Marolles, en la rue Haute, hay un gran mural de unos 20 metros de altura dedicado a concienciar acerca de lo necesaria que es la protección para evitar el contagio de esta enfermedad.

arte-urbano-bruselas
Mural para concienciar de la lucha contra el Sida (Bruselas).

Si te gustan los graffitis o murales, además de recorrer las calles de Bruselas también disfrutarás con una visita al museo del cómic (Centre Belge de la Bande Desinée). La entrada es un poco cara (10 euros los adultos, 8 euros los mayores de 65 años y 8 los jóvenes entre 12 y 25 años, para los menores de esa edad, el precio es de 2,5 euros). Pero merece la pena.

La galería se centra en mostrar cómo ha evolucionado el cómic belga desde sus inicios y explica también el proceso de creación de un cómic: desde la realización de los dibujos, su coloreado o la división en viñetas. Además, tiene varias áreas dedicadas a los comics belgas más famosos como Tintin o Los Pitufos.

museo-comic-bruselas
Museo del Cómic (Bruselas).

El museo es interesante también por la historia del edificio en el que se encuentra. Diseñado por Victor Horta, es una de los principales representantes del Art Nouveau en Bélgica y aunque por fuera no llame la atención, su interior es muy bonito.

Justo en frente, hay una pequeña galería dedicada a la figura de Marc Sleen. Este dibujante belga quizás no sea tan conocido en España, pero es muy interesante descubrir la evolución de su obra, sus personajes y una recreación de su estudio. La entrada es totalmente gratuita.

¿Hay murales en otras ciudades de Bélgica?

La cultura del arte urbano no se limita a la ciudad de Bruselas. En el resto de ciudades principales de Bélgica también tienen un lugar destacado entre sus calles.

Gante torres
Werregarenstraat.

Es el caso de Gante y la Werregarenstraat o calle de los Graffitis. En este callejón no te encontrarás grandes obras de arte, sino contribuciones de distintos graffiteros que se han ido acumulando hasta llenar cada esquina de colores.

calle-graffitis-gante
Calle de los Graffitis (Gante).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *