Como previa a las vacaciones de verano, las escapadas de Semana Santa sirven para coger fuerzas. Te propongo cinco destinos dentro y fuera de España.

destinos para semana santa
Lagunas de Ruidera.

¿No se te hacen muy largos los meses entre las vacaciones de Navidad y las de verano? Siempre he pensado que el calendario de festivos está muy mal repartido y los meses de invierno se hacen eternos. El único respiro que tenemos y que nos sirve como empujón para aguantar hasta el ansiado verano, son las vacaciones de Semana Santa o de Pascua. Sin embargo, los atascos y las lluvias inesperadas pueden convertir estos viajes en una pesadilla. Por ello, te recomiendo cinco escapadas para Semana Santa, con sus pros y sus contras, por las que he optado yo en los últimos años.

Antes de nada, una de las primeras cosas a tener en cuenta para elegir tu destino para estas fechas deben ser los atascos (o las aglomeraciones en estaciones y aeropuertos) que te encontrarás. Lo mejor es escaparse en las jornadas previas a los días festivos, si tus días libres te lo permiten. La segunda cosa que debes decidir es si deseas disfrutar de las tradiciones de estas fechas (procesiones y celebraciones similares) o si, por el contrario, quieres huir de ellas.

Miranda do Douro

destinos para semana santa
Vista de la zona antigua de Miranda do Douro.

Este primer destino aúna poco turismo de ciudad y cero tradiciones religiosas. El principal objetivo de esta escapada es disfrutar de la naturaleza. Aunque elijas Miranda do Douro como sede de operaciones, esta pequeña ciudad portuguesa se ve en una jornada, por lo que el resto de días te tocará coger el coche e ir en busca de los maravillosos miradores sobre el Duero. Además, si el tiempo acompaña, podrás hacer algunas de las sendas que te llevarán a las mejores vistas de las formaciones que el río ha creado al erosionar la montaña, como el mirador Picón de Felipe o el Pozo de los Humos.

Arribes del Duero
Picón de Felipe.

Esta escapada es además muy barata (quitando el gasto en gasolina). Miranda do Douro mantiene todavía los precios bajos típicos de Portugal que Lisboa ha ido abandonado en los últimos años. Hay varios alojamientos, desde los más básicos (yo estuve en la Pensao Vista Bela) a los más lujosos, como el Parador de Santa Catarina (cuyas habitaciones pueden rondar los 80 euros en temporada alta).

bacalao portugués
Especialidad de bacalao.

Con respecto a la comida, tampoco tendrás problema: exquisita, abundante y barata. Y probarás el bacalao en todas sus variedades.

Sevilla y Córdoba

Si quieres huir de las procesiones, desde luego es la peor opción de todas, aunque yo pequé de inocente. El viaje era un regalo y no pensamos en lo que suponía pasar esos días en la ciudad andaluza. No obstante, tuvimos suerte, porque dejamos Sevilla el jueves por la mañana, con lo cual evitamos los días grandes de la Semana Santa.

destinos para semana santa Sevilla
Vistas de la Catedral de Sevilla.

A pesar de que no soy una devota de las procesiones y de que uno de los días nos encontramos con que estábamos arrinconados en una calle porque tiráramos para donde tiráramos, los nazarenos y los costaleros con los pasos a cuestas cortaban nuestro paso, no me arrepiento para nada de esta experiencia. Aunque no creas en la razón por la que cual se celebran estas tradiciones, me parece curioso y emocionante descubrir cómo cambia la ciudad y cómo se emocionan las personas.

Sevilla
Plaza de España (Sevilla).

Eso sí, como te decía, si quieres poder hacer algo de turismo, intenta encajar el viaje entre el domingo y el miércoles. La parte buena de que visites Sevilla en esta época, es que sus iglesias y catedrales lucirán aún más bonitas, al estar expuestos los pasos que saldrán cada uno de los días.

Lo esencial en esta ciudad es de sobra conocido. Pasear por el Alcázar, asombrarte con la catedral de Sevilla y la Giralda, visitar la Torre del Oro, hacerte una foto en la Plaza de España con la representación de tu comunidad autónoma (si eres español), pasear por el barrio Triana y por supuesto, tapear, tapear y tapear.

Córdoba
Callejuelas de Córdoba.

Además, podéis hacer una escapada en AVE y pasar el día en Córdoba. Conocer la maravillosa Alhambra, sus múltiples plazas y perderte por sus patios y callejuelas.

Mérida

Si hay una ciudad en España con historia, esa es Mérida. Un momento perfecto para conocerla es en Semana Santa ya que en verano, a pesar de celebrarse su Festival de Teatro, el calor hará que el turismo se convierta en un infierno (y nunca mejor dicho).

destinos para semana santa mérida
Anfiteatro romano de Mérida.

Mérida se ve en dos días. Lo esencial es pasear por las ruinas del Teatro y el Anfiteatro romano, muy bien conservados a pesar del tiempo, e imaginar los espectáculos que allí se desarrollaban. También debes acercarte al Circo romano, aunque tendrás que hacer a tu mente funcionar más intensamente para recrear las carreras que allí se celebraban. Además de otros monumentos de gran valor, destaca la Casa del Mitreo, los restos de la que fue una gran vivienda y que aún conserva parcialmente su estructura e incluso algunos mosaicos.

Badajoz
Badajoz.

En un par de días te habrás impregnado de la historia de Mérida, así que puede aprovechar y coger un tren o un autobús y conocer Badajoz.

Almagro

Elegí esta ciudad poco después de haber pasado la experiencia (agobiante) de Sevilla, confiando en que en Ciudad Real la tradición religiosa no sería la misma. Fallo mío. Nada más llegar a la “capital del teatro”, escuchamos el sonido que precedía a los armaos, una tradición muy típica de Almagro en la cual los miembros de las cofradías, disfrazados de militares romanos, realizan un desfile conocido como El Caracol. En cualquier caso, las aglomeraciones no eran las mismas que en Sevilla y nuestra idea era orientar el viaje a la naturaleza de los alrededores.

destinos para semana santa almagro
Plaza Mayor de Almagro.

Almagro se conoce en un día y de forma muy tranquila. El Corral de Comedias es de visita obligada: puedes comprar entradas y presenciar una obra o acceder a las visitas guiadas teatralizadas, que también cuentan con una breve representación. Además de pasear por sus calles y visitar el Almacén de los Fúcares y algunos monumentos religiosos, te recomiendo que entres al Museo del Encaje: una gran tradición en esta ciudad de La Mancha.

tablas de daimiel
Tablas de Daimiel.

Tras dedicar un día a conocer Almagro, hicimos dos excursiones: una para conocer las Tablas de Daimiel y otra para descubrir las Lagunas de Ruidera. En ambos casos, optamos por contratar excursiones guiadas, que nos permitían adentrarnos en zonas prohibidas al resto de visitantes y conocer más detalles de estos parques naturales tan únicos.

París

También puedes optar por escapar de España y aprovechar para conocer una gran capital europea como París. Siempre hay una buena excusa para conocer la «ciudad de la luz». He estado en cuatro ocasiones y la última le dediqué 10 días, por lo que me dio tiempo a conocerla en profundidad. Pero es cierto que cuatro días son suficientes para hacerte una idea de París.

destinos para semana santa París
Basílica del Sacré Cœur en el Barrio de Montmartre (París).

Esenciales son las visitas a la Torre Eiffel (subas o no), la Catedral de Notre Dame y su hermana pequeña, la Sainte Chapelle, pasear por el barrio de Montmartre (uno de mis preferidos) y por los Campos Elíseos, acercándote al Arco del Triunfo y, si tienes tiempo, entrar a algún museo. El Louvre no es de mis favoritos, pero reconozco que hay que ver en persona (aunque sea a varios metros de distancia) la Mona Lisa, la Venus de Milo y la Victoria de Samotracia. Aunque yo prefiero pasarme varias horas en el Museo de Orsay maravillándome con el impresionismo.

Disneyland París
Cabalgata en Disneyland París.

De mis cuatro escapadas a París, tres han ido acompañadas de una excursión a Disneyland. Y es que por muy mayor que seas, es maravilloso volver a la niñez, sumergirte en el cuento que han creado y ver a los personajes de las películas de tu infancia. Además, aunque no te gusten las montañas rusas (como es mi caso), Disneyland tiene atracciones para todo tipo de públicos. Y qué decir de sus tiendas… me llevaría todos los peluches.

Oporto

Con un precio bastante más económico, el otro destino internacional perfecto para la Semana Santa es Oporto. Hay vuelos muy baratos y si te anima y tienes tiempo suficiente, puedes ir en coche. Oporto se ve tranquilamente en dos días, con una visita al casco histórico, un paseo junto a la ribera del Duero e incluso una excursión a la desembocadura del río en el Atlántico. Además, si te gusta el vino, puedes entrar a alguna de las bodegas situadas en la ribera menos turística del Duero a hacer una cata del tan especial vino de Oporto.

destinos para semana santa Oporto
Río Douro (Oporto).

Si tienes más días, puedes acercarte (en coche o en tren) a Guimaraes y Braga, dos pequeñas ciudades del norte de Portugal. La primera es considerada el origen de Portugal y la segunda, aunque su casco histórico no es de los más bonitos, merece la pena principalmente por el Santuario de Bom Jesus do Monte, situado a unos kilómetros de la ciudad.

Bom Jesus do Monte
Santuario de Bom Jesus do Monte (Portugal).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *