Además de avenidas interminables, San Petersburgo está repleto de iglesias y catedrales. Descubre cuáles no te puedes perder.

san petersburgo iglesias

Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada.No tendrás tiempo para ver todas las iglesias y catedrales de San Petersburgo. Y por su fachada, todas te parecerán igual de grandiosas. Tendrás que hacer por tanto una selección previa. Yo te cuento las que tuve la oportunidad de ver.

Catedral de San Isaac

san petersburgo iglesias
Catedral de San Isaac.

El estilo sobrio y clásico de su exterior desaparece una vez cruzas sus puertas: cada centímetro es una obra de arte. Este templo, la mayor iglesia ortodoxa y la cuarta catedral más grande del mundo, ha sido convertida en un museo religioso pues durante la guerra, las obras de otros museos de la ciudad fueron trasladadas a este edificio. Los alemanes usaban la catedral como punto de orientación para lanzar sus ataques contra la ciudad y por tanto, el propio edificio se salvaba de ser dañado.

Una vez en su interior llama la atención una exposición de fotografías en la que se muestran las consecuencias que la guerra tuvo sobre la ciudad.  Entre 1941 los alemanes sitiaron Leningrado (la actual San Petersburgo) y decidieron dejar morir a sus habitantes. Durante los tres años que duró el asedio nazi, los ciudadanos tuvieron que vivir en situaciones penosas, sin alimentos ni combustible y zonas como la plaza situada frente a la catedral de San Isaac se convirtieron en un huerto improvisado de coles y patatas para proveer de sustento a los habitantes

san petersburgo iglesias
Vistas desde la Catedral de San Isaac.

Además de visitar el interior de la catedral, te recomiendo que subas a la cúpula (compras un ticket independiente y asumes que tienes por delante más de 200 escalones pues no hay ascensor). El esfuerzo merece la pena con tal de ver todo San Petersburgo desde el cielo. Dicen que la hora ideal es al atardecer.

Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada

san petersburgo iglesias
Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada.

La estrella de San Petersburgo que verás como reclamo en todas las guías de viajes. Se trata del templo ortodoxo más importante del país. En este caso, su fachada recargada de colores y ventanas y cúpulas de distintas formas y tamaños coincide con los espectaculares mosaicos de su interior.

Y te preguntarás, ¿a cuento de qué viene este nombre? Pues esta iglesia, también llamada de la Resurrección, construida en nombre del zar Alejandro II, asesinado dos años antes de que el templo empezase a construirse. Tras haber sobrevivido a varios intentos de atentado, uno de los zares más queridos de Rusia fue asesinado por una bomba lanzada contra su carruaje mientras pasaba muy cerca de donde hoy está la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada.

Catedral de Nuestra Señora de Kazán

san petersburgo iglesias
Catedral de Nuestra Señora de Kazán.

Desde el exterior, esta catedral situada junto a la avenida Nevsky parece más una gran plaza presidida por un edificio civil que un templo religioso. Su construcción está inspirada en la Basílica de San Pedro de Roma y cuando se erigió tenía el objetivo de convertirse en la principal iglesia ortodoxa de Rusia.

En su interior se encuentra uno de los iconos más venerados por la Iglesia ortodoxa rusa, la Virgen de Kazán, que representa a la Virgen María como patrona de la ciudad de Kazán.

Catedral de San Nicolás

san petersburgo iglesias
Catedral de San Nicolás. 

Menos conocida por estar algo apartada del centro de la ciudad, yo llegué a ella por estar muy cerca del hotel en el que me alojaba. Es curioso el azul pastel de la fachada de la Catedral de San Nicolás, también conocida como de los Marineros al estar dedicada a su patrón, Nicolás de Bari.

Al contrario que en los grandes y famosos templos anteriores, en ella podrás ver a los ortodoxos rusos practicantes en su interior. Esto implica también que no tienes acceso a todas las zonas de la catedral,  pero merece la pena conocer sus costumbres.

Lavra (monasterio) de Alejandro Nevski

san petersburgo iglesias
Monasterio de Alejandro Nevski.

Para continuar conociendo las tradiciones religiosas de los rusos, puedes acercarte al Lavra (o monasterio) de Alejandro Nevski, algo alejado del corazón de la ciudad. Para entrar a la Catedral de la Trinidad, ubicada en el interior del complejo, si eres una mujer y llevas las piernas al descubierto, tendrás que taparlas con uno de los pañuelos que tienen a disposición de los fieles y turistas. Por esta misma razón, a la entrada, algunos puestos venden también este tipo de pañuelos.

Aunque el templo no es especialmente bonito, el color amarillo pastel de su fachada, como si fuese un palacio de princesas, y los grandes jardines que rodean todo el complejo, lo hacen un lugar bonito que conocer. Además, junto al monasterio hay tres cementerios (dos de ellos con entrada independiente) en los que se encuentran enterrados grandes escritores y músicos rusos.

Mezquita de San Petersburgo

san petersburgo iglesias
Mezquita de San Petersburgo.

San Petersburgo no es solo lugar para los ortodoxos rusos. En pleno centro de la ciudad destaca una preciosa mezquita, la más grande de la parte europea de Rusia y una de las de mayor tamaño del Viejo Continente, a principios del siglo XX. Conocer su interior es complicado, salvo que lleves la vestimenta adecuada -las mujeres deben cubrir su cabeza, brazos y piernas si van al descubierto, mientras que los hombres deben llevar pantalones largos-, pero su fachada azul y los detalles de sus portales te maravillarán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *