San Petersburgo es una ciudad tan grande que necesitarás mucha atención para no perderte. Aquí van los lugares imprescindibles que debes visitar.

La ciudad de los canales. La ciudad de los palacios. La otra capital de Rusia. San Petersburgo tiene muchos apodos y mucha fama. En una visita breve es muy difícil conocerla en profundidad porque al igual que el carácter de sus habitantes (reservados y algo rudos) es complicado descubrirle el encanto a primera vista.

san petersburgo guía
Plaza del Palacio.

Al regresar de San Petersburgo, todo el mundo me preguntaba si me había encantado. Y mi respuesta es que me había decepcionado. Para definir mis impresiones usaba una comparación: San Petersburgo es una mezcla entre Berlín y Budapest, tan grande como la capital alemana y tan dejada como la húngara (aunque en el caso de Budapest, esto le da un encanto muy especial).

No por ello, recomiendo dejar de visitar la ciudad rusa. De hecho, según pasan  los días, encuentro más puntos fuertes. Pero como decía al principio, para encontrarlos, hay que buscar, no vale con quedarse con una panorámica o una fotografía general de la ciudad, como puedes hacer con Londres o París. Hay que aislar lugares concretos, costumbres y no olvidar, sobre todo, su historia.

Primer contacto: un crucero por el Neva

Cuando llego a una ciudad nueva, sobre todo si es muy grande, lo primero que hago es un freetour o una ruta guiada de algún tipo. En este caso, optamos por un crucero por el río Neva y sus canales. Hay varias empresas y distintos recorridos posibles. Puesto que comunicarse en inglés en esta ciudad (a pesar de que el Mundial de fútbol había acabado solo unas semanas antes) es imposible, elegimos una de las primeras empresas que encontramos cerca del muelle, desde el que supuestamente salían los cruceros, según la guía.

san petersburgo guía
Crucero por el Neva.

El principio de la experiencia fue bastante accidentado. Había mucha gente y a pesar de que ya habíamos comprado los billetes y por la hora que era, estaban pasando los últimos barcos, ninguno de los que llegaba parecía ser el nuestro. Finalmente, nos asignaron uno, pero tuvimos que pelear (literalmente, recibimos empujones) para lograr sitio en la cubierta.

Una vez “acomodados”, empezamos a escuchar al guía hablar ruso, aunque nosotros habíamos repetido en varias ocasiones que queríamos un barco con explicaciones en castellano. Cuando ya estábamos dispuestos a disfrutar únicamente de las vistas, nos trajeron unos cascos que nos permitieron entender lo que íbamos viendo.

san petersburgo guía
Atardecer en el Neva.

El recorrido duró hora y media y nos llevó por delante de los principales lugares de interés de la ciudad: la mayor parte de ellos palacios, aunque exteriormente parecieran viviendas algo más cuidadas que sus edificios vecinos. También nos sirvió para saber cuáles eran las principales iglesias y catedrales (de las muchas que hay en la ciudad) que debíamos visitar.

El Hermitage, un museo inabarcable

El Hermitage es inabarcable. Igual que el Prado, el Louvre o el British. Salvo que seáis unos verdaderos apasionados del arte, lo mejor es recorrer las salas de los palacios y quedar asombrado con el lujo de las estancias.

san petersburgo guía
Museo Hermitage.

Lo magnífico de este lugar no son sus obras, sino el edificio en sí, pero es difícil asumirlo y no recorrer cada una de las habitaciones en busca del Leonardo Da Vinci o el Miguel Ángel para encontrar que es una obra menor del artista. Un trabajo que se complicará al tener que evitar a los cientos de turistas que rodean las obras de arte y que pasean igual de perdidos que tú por el museo.

san petersburgo guía
Interior del Museo Hermitage.

Si tienes tiempo de sobra y aguantas las aglomeraciones, no dudes en visitar la zona dedicada al impresionismo. Y con respecto a la entrada, recomiendan comprarla online por las largas colas que hay en las taquillas. Si tienes claro el día que lo visitarás, mejor llévala ya contigo desde casa.

La fortaleza, orígenes de San Petersburgo

El origen de San Petersburgo se encuentra en la Fortaleza de San Pedro y San Pablo, ubicada en la isla de Záyachi, a la que es posible llegar a través de los puentes o en transporte público. En el siglo XVIII, el zar Pedro el Grande quería abrir Rusia al mundo y hacerlo a través de una nueva ciudad, San Petersburgo, a la que quería convertir en capital del país.

Después de declarar la guerra a Suecia y conseguir una victoria, comenzó a construir la ciudad en la isla de Záyachi, poniendo la primera piedra de la fortaleza de San Pedro y San Pablo en 1703, bautizada con este nombre en honor al apóstol Pedro, el patrón del zar. Nueve años después, había logrado arrebatar la capital a Moscú.

san petersburgo guía
Fortaleza de San Pedro y San Pablo.

Hoy, esta fortaleza, que sirvió de prisión en el siglo XIX y fue atacada y tomada por la revolución bolchevique, es una especie de complejo museístico, pero también para alejarse del bullicio de la ciudad. Puedes visitar exposiciones o entrar a la Catedral de San Pedro y San Pablo -la más antigua de la ciudad-, o simplemente pasear por sus caminos o sentarte a descansar contemplando el río Neva.

san petersburgo guía
Catedral de San Pedro y San Pablo.

Durante tu paseo, te llamarán la atención las estatuas de liebres con las que los turistas se fotografían. De hecho, el nombre de la isla, Záyachi, es una traducción del finlandés Yanissaari, que significa isla de las liebres. Y es que este lugar estaba repleto de estos animales.

san petersburgo guía
Liebre a la entrada de la Fortaleza de San Pedro y San Pablo.

La leyenda cuenta que en una de las múltiples inundaciones que afectaron la zona, una liebre saltó al barco de Pedro el Grande y se salvó. Por esta razón, se decidió colocar una estatua de una liebre a la entrada de la isla, con el objetivo de protegerla de las inundaciones.

La avenida Nevsky

La Gran Vía, los Campos Elíseos o el Oxford Street de San Petersburgo. Aunque por su amplitud recuerda más a la Unter den Linden de Berlín. La principal avenida de la ciudad reúne comercios, bares y restaurantes. Marcas y cadenas internacionales han dado la victoria al capitalismo sobre el comunismo.

san petersburgo guía
Casa Singer.

Pero en esta avenida también hay lugares que, aunque escondan grandes comercios en su interior, destacan por sus fachadas. Es el caso de la Casa Singer, un edificio de estilo Art Nouveau construido a principios del siglo XX para la compañía de máquinas de coser del mismo nombre. Hoy alberga una gran librería y una cafetería con vistas a la gran calle.

san petersburgo guía
Vistas desde la cafetería de la Casa Singer.

El crucero Aurora

san petersburgo guía
Crucero Aurora.

En medio del río Neva, un crucero permanece anclado en el tiempo: el Aurora. Este gran buque jugó un papel fundamental en la revolución bolchevique. Desde él se lanzó la señal que indicó el comienzo del ataque contra el Palacio de Invierno (el actual Museo Hermitage) en la Revolución de Octubre.

El arte del suburbano

El metro de San Petersburgo es como la ciudad, imperial. Nada en esta urbe es pequeño y el suburbano no podía ser menos. Las estaciones son inmensas y su profundidad, interminable. Al situarte en las escaleras mecánicas para comenzar a descender, parece que tienes un precipicio ante ti y es que el metro de San Petersburgo es uno de los más profundos del mundo debido a las peculiaridades del terreno.

san petersburgo guía
Interior del metro de San Petersburgo.

Las estaciones tienen mosaicos, decoraciones de oro y bonitas columnas meticulosamente talladas. Lo que nos son tan maravillosos son los trenes, cuya flota prácticamente no se ha renovado desde que se puso en marcha.

Un paseo nocturno por la ciudad

san petersburgo guía
Vistas del río Neva por la noche.

Todas las ciudades tienen dos caras, la diurna y la nocturna. Por la noche, el río Neva y los edificios emblemáticos situados a sus orillas se iluminan. Los puentes cobran vida y se tiñen de color. Y en verano, se celebra el Festival de las Noches Blancas: durante los meses de mayo a julio, la oscuridad no llega a reinar en la ciudad y ésta lo celebra levantando los puentes a media noche, lo que convierte este momento en el perfecto para hacer un crucero por el Neva.

One thought on “San Petersburgo, guía para no perderte”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *