Contemplar la Grand Place, conocer el cómic belga y descubrir el Manneken Pis: una ruta por los lugares que no te puedes perder de Bruselas.

Una de las primeras cosas que querrás hacer al llegar a Bruselas será comerte unos mejillones acompañados de patatas fritas y una buena cerveza. De postre, un gofre. Con el estómago ya lleno, es momento de visitar la capital belga y de la Unión Europea, una ciudad pequeña, pero con rincones que te atraparán.

La Grand Place

Bruselas ruta
Grand Place de Bruselas.

El centro de Bruselas, por el que pasarás una y mil veces, es la Grand Place, donde conviven edificios de distintas épocas, estilos artísticos y funciones. El más llamativo es el Hotel de Ville, el ayuntamiento, con su majestuosa fachada repleta de columnas, capiteles y esculturas; justo en frente se encuentra el que para mí es más bonito, la Maison du Roi o Casa del Rey, que hoy alberga un museo. En los otros dos lados de la plaza se encuentran los edificios que alojaban las sedes gremiales: tu trabajo será descubrir a qué gremio pertenecía cada una según los símbolos que muestran

Antes de dejar la plaza, en una de sus salidas, está la estatua en homenaje a Everard t’Serclaes, un ciudadano belga que liberó a Bruselas. El bronce de la estatua es más brillante en algunas zonas y es que la leyenda dice que según dónde y cómo la toques puedes tener suerte, contraer matrimonio o divorciarte de tu pareja actual. Allá las preferencias y deseos de cada uno…

Las Galerías Saint-Hubert

Bruselas ruta
Galerías Saint-Hubert.

En los alrededores de la Grand Place se encuentra otro lugar por el que pasearás varias veces: las Galeries Royales Saint-Hubert. Al adentrarte en estas galerías comerciales cubiertas te sentirás en Milán, en la Galleria Vittorio Emanuele II, pero las de Bruselas son anteriores: fueron las primeras de este estilo en Europa. En los locales destacan las tiendas de lujo, principalmente las grandes marcas de chocolate con escaparates que poco tienen que envidiar a los de la ciudad de la moda.

También se encuentra una de las cafeterías más populares de la ciudad y que presume de vender los mejores gofres: Maison Dandoy. Tuve la ocasión de comprobarlo y te recomiendo que pruebes los de otros lugares: los encontrarás mejores y, sobre todo, más baratos.

El Manneken Pis y sus réplicas

Bruselas ruta
Manneken Pis.

Ir a Bruselas y no ver el Manneken Pis es como visitar Madrid y no pasar por delante de la Puerta de Alcalá. Pero verlo y no criticarlo, es igual de insólito. El Manneken Pis es una estatua diminuta (50 centímetros), que preside una fuente escondida rodeada de cientos de turistas. Pese a ello, seguramente quieras pasar por delante todos los días que estés en Bruselas para comprobar qué vestido lleva ese día: la figura tiene casi 1.000 trajes.

La escultura, ubicada en la rue L’Etuve, no es la original. A pesar de estar rodeada de cámaras de vigilancia, es una copia de una copia. La talla original ha sido robada en varias ocasiones. Se dice que en la actualidad está expuesta en el museo de la ciudad, aunque no queda claro si ésta también es una réplica.

Bruselas ruta
Jeanneke Pis.

Tras el éxito del Manneken, en 1985 se talló su homóloga femenina, la Jeanneke Pis, ubicada en un callejón famoso por sus cervezas (allí está el Delirium Café, con más de 2.000 marcas diferentes de esta bebida) y protegida por unas rejas para que no despierte las mismas tentaciones que su predecesor.  

Bruselas ruta
Zineken Pis.

Una década más tarde, llegó la mascota meona. El Zineken Pis es el perro mestizo de Bruselas, que también decide orinar en sus calles, aunque algo más apartado del corazón de la ciudad.

El Atomium

Bruselas ruta
Atomium.

Con menos historia a sus espaldas, el Atomium se ha convertido en un símbolo de la Bruselas contemporánea. Construido para la exposición universal de 1958, representa la estructura de los nueve átomos de un cristal de hierro y, al mismo tiempo, las nueves provincias belgas. Los más de 100 metros de altura del monumento restan importancia a su belleza y se la dan a su espectacularidad. Por ello, aunque esté algo alejado del centro de la ciudad y sea necesario coger el metro, te recomiendo acercarte a hacerte una foto como si sujetaras una de las esferas. También puedes entrar y disfrutar de los miradores sobre la ciudad.

El Museo del Cómic o el de Magritte

Bruselas ruta
Centre Belge de la Bande Dessinée.

No soy muy de museos, pero reconozco que hay veces que es imprescindible conocer algunos. En Bruselas thay bastante donde elegir aunque te recomiendo dos de ellos. En primer lugar, el Museo del Cómic (Centre Belge de la Bande Dessinée o CBBD). Si has sido aficionado a este género literarios durante la infancia y adolescencia o si te gusta el dibujo, el contenido y disfrutarás del museo por su contenido y cómo está expuesto.. Además de recorrer las grandes obras del cómic belga (los Pitufos o Tintin) muestra el proceso de creación de un cómic. Además, el museo esté ubicado en un edificio muy especial, de estilo Art Nouveau, diseñado por el arquitecto Victor Horta.

Bruselas ruta
Museo Marc Sleen.

Justo en frente hay otro museo, mucho más pequeño, dedicado al cómic, en concreto a Marc Sleen, un dibujante belga conocido por su colección dedicada al personaje Nero. El centro tiene muestras de los cómics, recreaciones de los personajes y los escenarios de las historias así como del estudio de Sleen. 

Bruselas ruta
Museo Magritte.

Otro de los principales museos de Bruselas es el dedicado a Magritte. Si eres amante del surrealismo, te encantarán sus cuadros, aunque he de decir que la galería me decepcionó ligeramente: pocas obras en comparación con los centros dedicados a otros pintores que hay ubicados por Europa.

Bruselas ruta
Edificio Old England.

En esta misma zona se encuentra también el Museo de Bellas Artes y al otro lado de la Place Royale, de camino al Mont des Arts (con unas impresionantes vistas de la ciudad), el Museo de Instrumentos Musicales (Musée Instrumental o MIM). No entré a verlo, pero sí me detuve a contemplar su exterior. Este museo está alojado en el Old England, un edificio de estilo Art Nouveau de 1899 que inicialmente albergó unos grandes almacenes. Si tienes tiempo, puedes subir a su terraza para tener una panorámica de Bruselas.

Bruselas ruta
Mont des Arts.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *