Cómo gestionar el visado, qué hotel elegir o qué transporte usar para moverte por la ciudad. Aquí van unos cuantos consejos para un viaje a San Petersburgo.

Cuando te sales de los viajes a las grandes capitales turísticas europeas, siempre surgen dudas. Rusia me generaba bastante respeto y aunque viajé a una de las zonas con más turismo, hay algunos consejos que te pueden ser de utilidad si estás preparando una escapada a San Petersburgo.

¿Cómo solicitar un visado?

Rusia es uno de los pocos países del mundo que exigen un visado para poder entrar en él. ¿Qué supone esto? Pues que necesitas planificar el viaje y tener el alojamiento contratado con antelación, pues necesitarás una invitación de este para que te concedan el visado.

Consejos San Petersburgo
San Petersburgo.

Una vez tengas el alojamiento contratado, deberás ponerte en contacto con el hotel para que te hagan una carta de invitación. Todos los datos de este documento deben coincidir con los del pasaporte (a mí me echaron para atrás los papeles una de las veces porque una de las fechas la habían puesto en formato anglosajón –mes/día- y otra en formato castellano –día/mes). Según leí, algunos hoteles te cobran esta carta. En mi caso, no tuve que pagar nada, aunque el hotel nos avisó de que si cancelábamos la estancia, tendríamos que abonar dicha invitación.

Además, tienes que contratar un seguro de viaje que cubra tu estancia. En mi caso, elegí Intermundial Seguros.

Con estos papeles (debes tener uno por cada persona que viaje al país), tienes que rellenar una serie de documentos en la página web de la Central de Visados Rusos. Aunque parezca una chorrada, no es fácil, y te surgirán muchas dudas. Yo tuve que recurrir a algún vídeo tutorial de Youtube.

Completados los documentos e impresos, deberás acudir con ellos a las oficinas, ubicadas en Madrid y Barcelona, llevando también el pasaporte (deben faltar más de seis meses para que caduque), una fotografía que cumpla las dimensiones que ellos solicitan y la invitación. Además, tienes que pagar 58 euros por trámite(113 euros si es urgente), que podrás haber abonado mediante transferencia previamente o con tarjeta en la oficina. Si todo está bien, te darán un recibo para recoger los pasaportes con el visado en 10 días (o 24 horas si es urgente).

Una vez en el hotel, tendrás que entregar tu pasaporte y el documento que rellenaste en el tren de forma que el Gobierno registre tu estancia en el país. Este trámite conlleva el pago de una tasa.

¿Hablan inglés?

No, aunque pueda parecer increíble, en la mayoría de los lugares no te van a entender aunque les hables en inglés. Y evidentemente, tú no conseguirás deducir nada de sus palabras en ruso, como sí puede ocurrir en otros países europeos.

Consejos San Petersburgo
Canales de San Petersburgo.

En los hoteles, los recepcionistas hablarán inglés (pero nadie más) y en los museos, serán capaces de comprender que quieres una entrada. Pero no esperes que los camareros de las tabernas típicas rusas o los conductores y vendedores de billetes del metro o los autobuses conozcan el idioma. El lenguaje de señas será tu aliado. La parte buena es que la ciudad tiene muchos restaurantes que manteniendo el aspecto y la comida tradicional son bastante más modernos, por lo que sus camareros y sobre todo la carta está en inglés.

¿Cómo llegar?

Depende de cuál sea tu lugar de salida, te vendrá mejor una opción u otra. Yo partía de Helsinki, después de hacer una ruta por los países nórdicos y la opción que más nos compensaba (valorando precio y tiempo) era el tren. En el caso de que salgas desde España, tienes que saber que hay muy pocos vuelos directos y solo despegan del aeropuerto de Barcelona.

Si decides hacer como yo y volar a Helsinki (con ofertas bastante económicas), puedes coger el tren Allegro en la Estación Central que te lleva en menos de tres horas y media a San Petersburgo, a la Estación Finlyandskiy. También hay un crucero, pero el viaje se prolonga toda la noche. El billete de tren es bastante caro (unos 300 euros por persona ida y vuelta), pero el viaje es cómodo y agradable.

Pensaba que los controles podían llegar a resultar un problema, pero fue bastante fácil. Al poco de arrancar el tren, pasan los policías finlandeses a revisar tu pasaporte, pero si perteneces a la Unión Europea prácticamente ni lo miran. Te entregan también un documento que deberás rellenar y guardar hasta que salgas del país

En el momento de cruzar la frontera, el tren se detiene unos minutos para que suban las policías rusas (me llamó la atención que todas eran mujeres). A partir de ese momento y hasta que termine la revisión de pasaportes, el servicio de la cafetería queda interrumpido. Los controladores revisan tu pasaporte, tu visado y te hacen mirarlos fijamente a los ojos para comprobar que eres la misma persona que aparece en la foto. En este caso, la situación también es más complicada para ciudadanos americanos.

Una vez llegues a la estación de San Petersburgo ya no tendrás que pasar por otro control. Según sales del tren, te encuentras con una puerta a pocos metros que te da acceso ya a las calles de San Petersburgo.

¿Cómo funciona el transporte público?

San Petersburgo es una ciudad gigante y aunque es cierto que a prácticamente a todos los monumentos principales puedes llegar andando, es posible que al final del día necesites coger un medio de transporte. Desde los hoteles no recomiendan coger taxis por la calle y en caso de necesitarlos, que te los contraten ellos por teléfono. De todas formas, ten en cuenta lo difícil que será entenderte.

Por otro lado, el resto de alternativas son variadas y muy económicas. En San Petersburgo hay metro, autobuses, trolebuses y tranvías.

El metro merece una visita por el tamaño de sus estaciones. Las características del suelo de la ciudad hicieron que el metro tuviera que construirse más profundo de lo habitual, de manera que es uno de los más profundos del mundo.

Consejos San Petersburgo
Metro de San Petersburgo.

Para lo grande que es la ciudad, hay muy pocas estaciones y esto es debido a lo caro que resulta realizar una nueva parada teniendo en cuenta las complicaciones del terreno. Por ello, el metro os puede servir para llegar a algunos sitios, pero no a todos. Y desde luego, no es para ir con prisas. Las escaleras mecánicas son eternas y como tengas vértigo, es mejor que no mires hacia abajo cuando desciendes hacia el tren.

En cuanto a los billetes, hay varias modalidades. Nosotros optamos por billetes individuales que a diferencia de en la mayoría de los países, son pequeñas monedas.

Los tranvías y trolebuses un mundo aparte. Aunque tienen paradas en la acera, se detienen en mitad de la carretera por lo que al bajarte temerás que te atropellen. Sin embargo, pese a lo caótico de la ciudad, en esto son bastante respetuosos y los coches se paran para dejarte pasar. Si no tienes algún tipo de abono, el billete se compra a una vendedora (todo son mujeres) que hay en el autobús

¿Cómo entrar en una iglesia ortodoxa?

Las tradiciones religiosas rusas son más estrictas que las de España y como tal, el acceso a sus templos cuenta con condiciones más rigurosas, principalmente para las mujeres.

Consejos San Petersburgo
Templo ortodoxo en San Petersburgo.

A estos templos no se puede acceder con pantalón corto ni con los brazos al aire y en algunos lugares te exigirán que lleves un velo que cubra el pelo.

Por todo ello, en los alrededores de los templos más usados para el culto (y menos turísticos) es habitual que vendan pañuelos o incluso que los encuentres a las puertas del templo, para que los visitantes se lo pongan al entrar. Con respecto a los hombres, la condición es que no vistan camisetas sin mangas.

¿Qué comer?

Conocer una ciudad o un país es sinónimo de conocer su cultura y sus costumbres y una parte muy importante de ello es probar su comida más típica. Al pensar en la gastronomía rusa te vendrá a la cabeza el vodka y la ensaladilla rusa. Y sí, la ensaladilla rusa también existe allí, aunque denominada ensalada Olivier y con ciertas variaciones, como ponerle trozos de salchicha. Otro de los platos estrella es el caviar, aunque solo es apto para los viajeros con buen presupuesto.

Además, en las cartas de la mayor parte de los restaurantes encontrarás  blinis (parecidos a los crepes) que pueden estar rellenos de dulce o salado y pelmeni, parecidos a la pasta rellena. También verás una gran variedad de sopas. Son muy aficionados a ellas, aunque no esperes algo ligero. Las más habituales son de remolacha o de repollo y algunas vienen cubiertas por un gran trozo de pan.

Consejos San Petersburgo
Sopa cubierta de pan.

Entre los segundos, encontrarás el strogonof, el guiso de carne conocido en España, o el pojarskie kotleti, un trozo de pechuga de pollo empanada aunque en vez de coger pan rallado, lo cubren con trozos de pan.

Consejos San Petersburgo
Pojarskie kotleti.

A la hora de elegir un restaurante, si huyes de las grandes cadenas, tienes dos opciones: optar por las tabernas típicas soviéticas tradicionales por la actualización de estas para los turistas. Las tabernas rusas son lugares sobrios, ubicados habitualmente en los bajos de los edificios, que sirven la comida a modo de buffet/comedor de colegio (varios platos a elegir expuestos en una vitrina o sobre la barra que son servidos en el plato por el camarero). El precio de estos menús es muy barato.

Sin embargo, al entrar en estas tabernas puedes sentir un ligero rechazo por su apariencia ellos y además será difícil que te comuniques con los dueños, porque no suelen hablar en inglés. Por eso, algunos restaurantes han optado por mantener parte de ese espíritu, ubicándolos también en los bajos de las viviendas y sirviendo platos tradicionales pero en un ambiente más cómodo para los extranjeros.

Y como recomendación fundamental, no bebas agua del grifo. Consulté algunas webs que indicaban que podía estar contaminada por la antigüedad de las tuberías de la ciudad o simplemente por no tener un buen sistema de depuración. En el hotel, me confirmaron que lo recomendable era tomar solo agua embotellada.

¿Dónde dormir?

Cuando me puse a buscar alojamiento para San Petersburgo me sentía muy perdida. Fuera de España, los estándares de los hoteles siempre son más bajos y suponía que en Rusia, aún estarían por debajo de los de la Unión Europea.

Por lo que decidí buscar qué hoteles ofrecían algunas agencias(que en el momento de mi viaje, estaban preparando escapadas con motivo del mundial de fútbol). Finalmente nos decidimos por el Hotel Ambassador, algo alejado del centro (30 minutos andando del Hermitage), aunque muy bien comunicado en transporte público y con una relación calidad-precio bastante buena.

Consejos San Petersburgo
Comedor del Hotel Ambassador.

Lo mejor del hotel son las vistas del restaurante. Ubicado en la última planta, tiene una gran cristalera que te permite desayunar o cenar con una panorámica de la ciudad a tus pies.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *