10 días y más de 5.000 kilómetros de distancia para recorrer puntos de los países nórdicos como las Islas Lofoten, el Cabo Norte o la ciudad de Papá Noel.

Después de haber visitado Islandia y haberme quedado maravillada con sus paisajes, y tras haber hecho un pequeño viaje por los fiordos del oeste de Noruega, ¿por qué no adentrarse en los países nórdicos y lanzarse a la aventura de recorrerlos? 10 días viajando por las carreteras de Suecia, Noruega y Finlandia, con el objetivo de alcanzar Cabo Norte (el punto más septentrional de Europa), visitar las Islas Lofoten, conocer la solitaria Laponia y maravillarme con la naturaleza salvaje de estos países. Dos semanas y más de 5.000 kilómetros mágicos de road trip. Eso sí, un viaje solo apto para hacerlo acompañado y que a todos os guste conducir.

Día 1: Estocolmo

países nórdicos
Gamla Stan.

El punto de partida de la aventura es la capital sueca. Es posible hacer este mismo viaje desde Oslo, pero ya conocíamos esta ciudad y el recorrido por los fiordos noruegos es mucho más largo.

Para visitar Estocolmo, 24 horas son suficientes, salvo que quieras adentrarte en todos sus museos. Lo esencial es visitar el ayuntamiento de la ciudad, donde se celebra el banquete posterior a la entrega de los premios Nobel (entre otros muchos eventos); pasear por el casco antiguo o Gamla Stan y acercarse a la isla Djurgården, con un gran parque en el que se encuentra el Gröna Lund o parque de atracciones de la ciudad y los famosos museos Vasa o Skansen.

Para dormir, elegimos el Clarion Hotel Amaranten, situado a unos 15 minutos del ayuntamiento y menos de media hora del centro. El hotel es muy lujoso y puedes pasarte varias horas desayunando de la variedad de productos que ofrece.

Día 2: la Costa Alta de Suecia

países nórdicos
Parque Nacional de Skuleskogen.

Comienza el viaje en coche hacia el norte. La tirada de hoy es larga, ocho horas (800 km), por carreteras de carril ancho pero con más tráfico del esperado y es que la carretera te lleva por los pueblos más turísticos para los suecos en verano, en los que disfrutan de los días de buen tiempo.

La primera parada es muy cerca de la Estocolmo, en Sigtuna, un pequeño pueblo famoso por sus runas. La zona del Golfo de Botnia es la siguiente parada, en concreto, el Parque Nacional de Skuleskogen. Si vas con más tiempo, hay una carretera turística junto a la costa que marca los pueblos más bonitos de la zona con una flor en los carteles.

Esta noche dormimos en Byske, en el Byske Gästgivargård, una pequeña casa rural junto a la carretera pero rodeada de campo.

Día 3: la Laponia sueca

países nórdicos
Parque Nacional de Abisko.

La región del norte de Suecia, la Laponia, es solitaria, árida y tosca. Son pocas las desviaciones a pueblos que ves en la carretera. El bosque es sustituido por una amplia llanura, aunque el verde de los campos no desaparece en ningún momento. La primera parada es en Luleå, la ciudad principal de la Laponia sueca.

Aunque ese día el alojamiento es en Kiruna, en el STF Malmfältens Folkhögskola, un colegio convertido en hostal durante los meses de verano, continúo el trayecto hasta el Parque Nacional de Abisko. Si vas, la primera recomendación es que tengas mucho cuidado con los mosquitos. No nos llevamos ninguna picadura, pero nos pasamos el rato espantando insectos.

Día 4: el paraíso de las Lofoten

países nórdicos
Islas Lofoten.

Playas de arena fina, aguas de un azul cristalino… esta descripción no parece la adecuada para una región de Noruega, pero las Islas Lofoten son así, un Caribe en el norte de Europa. Podrías pasar días visitándolas: una carretera principal las atraviesa (hay 130 km, dos horas) desde su capital, Svolvaer, hasta el punto más lejano, Å, pero son muchas las desviaciones para conocer los pueblos pesqueros y perderte en sus playas y fiordos. Nuestras paradas fueron seis: Henningsvaer, la catedral de Lofoten, la iglesia roja de Flakstad, Nusfjord, Reine y Å.

El alojamiento elegido se encuentra en la entrada de las islas, en el Kabelvåg Feriehus & Camping, una cabaña muy amplia en medio de un camping. El único problema es tratar de conseguir que no se cuelen los mosquitos en el interior.

Día 5: Islas Vesteralen

países nórdicos
Nyksund.

Las Islas Vesteralen no son tan conocidas entre los turistas, a pesar de estar situadas a pocos kilómetros al norte de las Lofoten. Lo habitual es visitarlas para realizar un crucero y avistar ballenas en Andenes, en su extremo norte. Aunque nos quedamos con las ganas de esta actividad por falta de tiempo, sí pudimos visitar una de las joyas del archipiélago, el pueblo pesquero Nyksund, recuperado por unos estudiantes alemanes en la década de los 90.

La jornada continúa hacia Tennevoll para dormir en un increíble hotel, el Fjellkysten, ubicado a las afueras, en lo alto de la montaña, con vistas al fiordo.

Día 6: el norte de Noruega

países nórdicos
Museo de Alta.

Nos acercamos a Cabo Norte y si en las regiones anteriores las horas de noche (no llega a haber oscuridad) no son más de tres, aquí ya no anochece –en el que caso de que vayas en invierno, no verás la luz del sol. Antes de partir hacia Alta, la mayor población de la Laponia noruega o Finnmark, hicimos una excursión a Malselvfossen, una preciosa cascada donde, si miras con atención, podrás ver a los salmones saltar.

Ya en Alta, puedes visitar la catedral de las Luces del Norte, construida en honor al fenómeno de las auroras boreales, o el museo de la ciudad, con petroglifos o pinturas rupestres con fechas de hasta el año 4.000 a.C.

A diferencia de las noches anteriores, en esta ocasión el alojamiento elegido es un Scandic, con un precio muy bueno a pesar de ser un gran hotel en la principal ciudad de la zona.

Día 7: Cabo Norte

países nórdicos
Nordkapp.

Después de un madrugón para adelantarnos a los autobuses de turistas, llegamos a Nordkapp a las 11 de la mañana. Aunque lo habitual es que la niebla te impida ver un metro más allá, tuvimos suerte y disfrutamos de un maravilloso día en el que se contemplaba perfectamente la inmensidad del mar que tenía ante mis ojos.

En esta jornada volvimos a cruzar la frontera, para entrar ya a Finlandia y comenzar a encontrar en las carreteras las pequeñas tiendas de los lapones en las que venden artículos de artesanía fabricados con madera o hueso.

La noche la pasamos en Ivalo, un pueblo situado junto al lago Inari, en el Kultahippu Hotel & Apartments, que tiene una apariencia del lejano oeste.

Día 8: Rovaniemi

países nórdicos
Línea del Círculo Polar Ártico.

Aunque ya no sea tan pequeña, igual que me hace ilusión visitar Disneyland, me apetecía conocer la casa de Papá Noel. Sin embargo, la experiencia no fue tan mágica. Quizás en invierno sea más especial, pero el Santa Claus Village me pareció un lugar excesivamente turístico y con poco encanto.

Rovaniemi no es una ciudad muy grande, pero sí tiene varios museos que visitar y un bonito paseo por la playa de Ounaskoski. Además, esa noche disfrutamos de un increíble hotel de cuatro estrellas y media, el Arctic Light Hotel.

Día 9: las dunas de Finlandia

países nórdicos
Dunas de Hailuoto.

La naturaleza deja de ser salvaje en el centro de Finlandia y aunque mires donde mires abundan los frondosos bosques de pinos, estos se alternan con grandes parcelas con terrenos perfectamente delimitados para la siembra.

Habíamos leído que la bahía de Liminka tiene unos paisajes preciosos y sin saber muy bien por dónde comenzar, decidimos visitar primero los rápidos de Koitelinkoski y tomar después un ferry hasta la isla de Hailuoto, famosa por sus dunas.

El alojamiento fue en Lisalmi, en el excéntrico Hotel Golden Dome Iisalmi, cuyo restaurante es una antigua iglesia y sigue decorada como tal.

Día 10: fin del ‘roadtrip’ en Helsinki

países nórdicos
Mercado del puerto de Helsinki.

La última jornada del road trip atraviesa la región de los lagos finlandesa: la carretera está rodeada por amplias extensiones de agua. Paramos en la capital de la región, Kuopio, para visitar el callejón del mercado Pikku-Pietarisu: una pequeña callejuela de tiendas de artesanía.

Después pusimos rumbo a Helsinki. La capital finlandesa es una ciudad pequeña, al menos en lo que a la zona turística se refiere, por lo que un día es suficiente para visitar su puerto y su mercado, conocer algunas de sus principales iglesias y tomar un barco hasta la isla fortaleza de Suomenlinna.

El alojamiento elegido para Helsinki fue el Scandic Park: a 20 minutos andando del centro, pero con una muy buena relación calidad-precio, piscina, sauna y un abundante y variado desayuno.

El post no está patrocinado por ningún hotel. Todo son recomendaciones basadas en la prueba y error de mi propia experiencia. 

4 thoughts on “Suecia, Noruega y Finlandia: ‘road trip’ por los países nórdicos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *