A menos de 50 kilómetros de Pamplona y muy cerca del Valle del Baztán, el Parque Natural del Señorío de Bértiz nos permite adentrarnos en un jardín botánico con especies traídas de todo el planeta.

Señorío de Bértiz
Jardín Histórico-Artístico del Señorío de Bértiz.

El interior de Navarra es naturaleza pura y salvaje. Recorrer las carreteras que llevan a los pueblos escondidos en la montaña es trasladarse a un paraíso de verdes, con una luz tenue y un ambiente húmedo y tenebroso provocado por la constante niebla. En este increíble entorno se encuentra el Parque Natural del Señorío de Bértiz, un enclave quizá algo más turístico, pero que no pierde por ello nada de su encanto.

Señorío de Bértiz
Palacio principal del Parque Natural.

Ubicado en la localidad de Oiregi, a menos de 50 kilómetros de Pamplona y muy cerca del Valle del Baztán, este espacio de más de 2.000 hectáreas ofrece la posibilidad de hacer numerosas rutas, organizar una barbacoa o visitar un jardín botánico con especies de la otra punta del planeta.

Señorío de Bértiz
Secuoya gigante en el Parque Natural.

Su existencia data del siglo XIV, cuando era propiedad de Pedro Miguel Bértiz. Ya en 1949, su último dueño, donó el terreno al Gobierno de Navarra. Uno de sus principales atractivos, el jardín botánico o Jardín Histórico-Artístico, se encuentra muy cerca de la entrada. Fue diseñado en 1947 por un jardinero francés, aunque Ciga se encargó de seguir ampliándolo posteriormente. En la actualidad, crecen más de 120 especies diferentes entre las que predominan las hayas. Pero también podemos disfrutar de gingkos de China, bambú negro, cola de macaco o de la impresionante altura de las secuoyas de California, que pueden superar los 100 metros. En este entorno también hay pequeños palacetes, estanques y puentes de una belleza decadente en la que prima la libertad de la naturaleza sobre el cuidado de lo artificial.

Señorío de Bértiz
Bambú negro y cola de macaco.

Tras visitar este jardín, podemos internamos en la parte más salvaje del parque y realizar paseos en bicicleta o diversos senderos a pie de hasta 11 kilómetros, por nuestra cuenta o acompañados de un guía, que nos hablará de las leyendas que pueblan Bértiz, entre ella, la de las lamias protectoras, que aparecen en el escudo del Señorío. Para recuperar fuerzas, junto al jardín botánico hay un pequeño merendero con barbacoas.

Señorío de Bértiz
Jardín Histórico-Artístico del Parque Natural Señorío de Bértiz.

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *