La capital de Suecia es pequeña, pero no por ello tiene menos encanto. Descubre el ayuntamiento de Estocolmo o su casco histórico.

Cuando el avión se acerca a Suecia y miras por la ventanilla, descubres un país invadido por el mar: islas por doquier, fiordos y lagos. Y Estocolmo es el perfecto ejemplo de esta geografía: una ciudad formada por islas en las que el Mar Báltico y el Lago Mälar son los grandes protagonistas.

No tenía grandes esperanzas puestas en la capital sueca. Oslo me decepcionó y normalmente, las ciudades nórdicas no son especialmente bonitas, sin embargo, con Estocolmo me llevé una sorpresa: una ciudad pequeña, sin grandes monumentos pero con rincones y callejuelas muy especiales y, sobre todo, con unas puestas de sol junto al mar que enamoran.

La visita se puede dividir en tres zonas: el ayuntamiento y sus alrededores, el casco histórico y el parque real de Djurgården.

Qué ver en Estocolmo
Ayuntamiento de Estocolmo.

Stadshuset (ayuntamiento de Estocolmo)

El edificio del ayuntamiento de Estocolmo, que funciona actualmente para tal fin, es conocido por su salón azul, donde se celebra la cena posterior a la gala de entrega de los premios Nobel. Pero ni hay salón azul ni ésta es la estancia más bonita del complejo.

Cuando localices este gran edificio de ladrillo rojo, ubicado a las orillas del río, junto a uno de los puentes que comunican las islas, lo primero que harás será adentrarte en un patio descubierto. Desde allí, si no te dejas encandilar por las vistas del parque (el Stadshusparken) bañado por el lago Mälar, puedes acceder a los dos lugares que se visitan (con accesos y tickets independientes). A la derecha, la entrada principal, para conocer el famoso salón y las principales estancias del edificio. La visita siempre es guiada por la función que sigue teniendo el edificio, pero las hay en muchos idiomas (incluido el castellano). Dura algo más de una hora y te lleva a través de varias salas.

Qué ver en Estocolmo
Salón Azul del Ayuntamiento de Estocolmo.

La primera es el Salón Azul. ¿Por qué se llama así si no es de este color? Según nos contó el guía, el arquitecto, Ragnar Östberg, quería que esta sala imitara a un patio de las casas de la Grecia clásica, con el techo abierto. Sin embargo, pronto se dio cuenta de que el clima de Suecia no era adecuado para este tipo de espacio y decidió que si no se podía ver el cielo, el techo se pintaría de azul. Finalmente, el presupuesto no fue suficiente para hacerlo, pero ya era tarde: todo el país conocía como el Salón Azul, por lo que a pesar de no serlo, tuvo que quedarse con este nombre.

En el recorrido, visitas también la Sala del Consejo, donde aún se reúne el Gobierno de la ciudad, la Sala Oval, cuyas paredes están cubiertas de tapices del siglo XVII y en ella se celebran bodas civiles y la Galería del Príncipe, con una pared cubierta de ventanales que miran al lago y otra decorada con fresco realizado por el príncipe Eugenio de Suecia que trata de emular lo que se vislumbra desde las ventanas.

La gran joya se reserva para el final: el Salón Dorado. Una gran estancia rectangular, en la que tiene lugar el baile posterior a la cena de los Nobel. Las paredes están cubiertas por un mosaico de oro que narra la historia de Suecia. Pero, como dice el dicho, no es oro todo lo que reluce. El color dorado proviene de la presencia de oro, pero predomina el vidrio sobre este material.

Qué ver en Estocolmo
Vistas desde la torre del Ayuntamiento de Estocolmo.

Terminada esta parte de la visita, te diriges a la entrada izquierda, desde la que podrás subir a la torre, de 100 metros de altura. Aunque las visitas son en grupo, no son guiadas. Es decir, venden un número de entradas cada cierto tiempo para no superar el aforo de personas que puede estar en su interior, pero el recorrido se hace de forma individual. La entrada te da la opción de subir a pie por las más de 300 escaleras o en ascensor (aunque los responsables te incitan a que dejes este último para las personas con problemas de movilidad). Una vez arriba, cuando hayas recuperado el aliento, podrás disfrutar de una maravillosa panorámica de Estocolmo.

Por último, el Stadshusparken es un gran jardín cuya belleza estriba en las vistas sobre el lago. No obstante, son muchos los que fotografían una y otra vez sus estatuas. Las más capturadas son las que se encuentran vigilando las escaleras que bajan al lago. Y tienen nombre propio: Sangen y Dansen (el canto y la danza).

Qué ver en Estocolmo
Ciudad vieja de Estocolmo.

Gamla Stan (ciudad vieja)

La parte más bonita de Estocolmo es Gamla Stan, la ciudad vieja, formada por tres islas, aunque la zona principal se encuentra en la isla de Stadsholmen. Una vez allí, las grandes avenidas se convierten en calles estrechas. La tranquilidad que se respira en el resto de la ciudad se convierte en un feliz bullicio de visitantes o suecos que comen y cenan en las terrazas (si el tiempo acompaña). Y surgen cientos de tiendas, la mayoría dirigidas a turistas, pero unas cuantas aún venden artículos de artesanía muy curiosos.

Qué ver en Estocolmo
Mårten Trotzigs Gränd.

Además de pasear por las principales calles, Västerlånggatan y Österlånggatan, hay varios puntos a tener en cuenta. El principal es el Palacio Real, un gran complejo que puedes visitar o contemplar en el exterior el cambio de guardia. Muy cerca se encuentra la catedral de la ciudad, Storkyrkan, aunque más bella es la Iglesia Riddarholmen, ubicada en la pequeña isla de al lado. No olvides tampoco pararte en la plaza más antigua de Estocolmo, Stortorget, de la que parte la calle también con más años de la ciudad, Köpmangatan (del siglo XIV) o intentar pasar por el callejón más estrecho, el Mårten Trotzigs Gränd, de tan solo 90 centímetros. Por último, de camino a la parte nueva, ya en la isla de Helgeandsholmen se encuentra el Parlamento de Suecia.

Djurgården

Los principales museos de Estocolmo se encuentran distribuidos por el parque real de Djurgården, ubicado en la isla del mismo nombre. Si tienes tiempo, aunque son caros, puedes acceder a todos con un bono que abarata las entradas. Si, como en mi caso, tu visita a Estocolmo es corta, te bastará con pasear por el parque, que parece en realidad un verdadero bosque.

Qué ver en Estocolmo
Gröna Lund.

En tu recorrido, además de ver cómo los patos y los cuervos campan a sus anchas, parando incluso el tráfico para cruzar de una zona a otra, verás el Museo Vasa, que expone el único buque de guerra del siglo XVII que se ha conservado prácticamente intacto hasta nuestros días; el Museo Skansen, el museo al aire libre más antiguo del mundo que muestra la cultura y el modo de vida del país; el Museo de ABBA, para los fans del grupo musical sueco de los ’70; y el Gröna Lund, el parque de atracciones de la ciudad.

¿Dónde alojarse? ¿Dónde comer?

Para dormir, elegimos el Clarion Hotel Amaranten. No está ubicado en el centro de la ciudad, pero sí a 15 minutos andando, lo suficientemente lejos para que el precio no sea tan elevado y lo bastante cerca para que puedas moverte a pie por la ciudad. Las habitaciones no son muy grandes, pero sí están muy cuidadas, al igual que el resto de estancias. El desayuno fue lo que más me gustó: un bufé muy amplio con todo tipo de productos dulces (bollería e incluso gofres para prepararte en el momento) y salados (salmón, arenques, etc).

Con respecto a las comidas, ya sabrás que Estocolmo es una ciudad cara, por lo que los platos no bajan de los 20 euros (los más baratos). Para cenar aprovechamos un restaurante italiano (siempre son muy socorridos vayas donde vayas) con gran variedad de platos: Vapiano. Hay varios distribuidos por la ciudad, así que te podrán salvar de un apuro.

El almuerzo lo hicimos en la ciudad vieja, conscientes de que el precio iba a ser algo más elevado, pero no tanto como esperábamos. Elegimos otro italiano, el Ristorante Paganini, aunque con platos típicos, muy cerca del Mårten Trotzigs Gränd. Había un menú bastante económico que nos permitió probar el salmón y las albóndigas suecas.

El post no está patrocinado por el hotel ni los restaurantes. Todo son recomendaciones basadas en la prueba y error de mi propia experiencia que espero os puedan ayudar. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *