Los felinos disfrutan de los olores del puerto, pero también de los escondites que dan las estrechas calles de esta ciudad, que enamora también a los humanos.

Gandhi decía que una civilización se puede juzgar por cómo trata a sus animales. Oporto obtendría una nota muy alta, pues los numerosos gatos que vagan por sus calles lucen lustrosos y parecen bien alimentados. Entre las calles de las bodegas es donde más se puede ver a estos felinos, aunque también en los tejados de las viviendas de este barrio. Siempre atentos a que alguno de sus numerosos dueños traiga el sustento del día y rellene sus cuencos de todo tipo de comida, tras lo cual le permiten ofrecer alguna que otra caricia. No olvides que son gatos, nada es gratuito.

Gatos en Oporto.

Oporto es el paraíso para estos felinos, con miles de recovecos en los que esconderse, viviendas bajas y muy juntas por las que transitar y un gran puerto donde disfrutar de las últimas delicias traídas del mar. Pero esta ciudad lusa también puede convertirse en un paraíso para cualquier visitante bípedo, que quedará totalmente maravillado con sus atardeceres a las orillas del río Duero.

Oporto.
Oporto.

La visita a la capital del norte de Portugal se puede dividir en cuatro zonas: el casco histórico, la Ribeira, Foz do Douro y Vila Nova de Gaia. La zona monumental de Oporto está dominada por la Torre de los Clérigos, la torre más alta del país desde la que se puede ver la ciudad al completo, tras subir, eso sí, más de 200 escalones. Una vez en lo alto, estate atento para que no te sorprenda el sonido de sus 49 campanas.

Oporto Torre de los Clérigos.
Torre de los Clérigos.

El contrapunto de la antigua Torre de los Clérigos es la avenida de los Aliados, la principal de la ciudad, presidida por el edificio del Ayuntamiento y el Hotel Intercontinental. Muy cerca, entre las pequeñas calles del casco histórico de Oporto, se encuentra el Mercado do Bolhao que, a diferencia de lo que ha ocurrido en otras ciudades europeas con estos edificios, conserva su esencia. Desde principios de siglo, los portuenses acuden allí a comprar fruta, verduras o pescado. No importa que el edificio se caiga a trozos o que los olores y los sonidos conviertan la visita en todo menos agradable, aquí se encuentra el corazón latiendo de la ciudad.

Por último, en una zona bastante más cuidada, aunque a pocos minutos, se encuentra la librería Lello, inaugurada en 1906 y que ha sido nombrada en varias ocasiones como una de las más bellas del mundo. Desde hace unos años, es necesario pagar tres euros para visitarla –que serán descontados de cualquier compra– y es que el rumor de que JK Rowling inspiró las escaleras de la biblioteca de Hogwarts en las de esta librería ha atraído a muchos fans del joven mago. Esta historia no ha sido comprobada y lo único que se sabe a ciencia cierta es que la autora de la saga de Harry Potter vivió una temporada en Oporto y solía visitar la tienda.

Oporto Librería Lello.
Librería Lello.

La Ribeira es el barrio más famoso de la ciudad. Su seña de identidad es el majestuoso Puente de Dom Luis I, una estructura metálica que conecta las dos orillas del Duero y que fue diseñada por uno de los alumnos de Gustave Eiffel. Los bajos de los edificios de colores están ocupados por bares y restaurantes, que llenan de vida el paseo al atardecer, cuando despliegan sus terrazas. Enfrente, en Vila Nova de Gaia, los restaurantes son sustituidos por las bodegas, que puedes conocer y hasta hacer una cata del oro de Oporto, su vino. Pese a que parezca un barrio más de Oporto, se trata de una ciudad independiente.

Oporto Puente de Dom Luis I.
Puente de Dom Luis I.

Por último, a unos cinco kilómetros del centro, se encuentra Foz do Douro. Esta freguesía del municipio portuense solía ser la residencia de pescadores, pero ahora se ha convertido en una de las zonas más lujosas. Es aquí donde se produce la desembocadura del Duero en el Océano Atlántico y las aguas tranquilas del río que recorre España dejan paso a las enfurecidas olas del mar.

Oporto Foz do Douro.
Foz do Douro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *