A poco más de 100 kilómetros de Reikiavik, una erupción creo uno de los tubos de lava más grandes de Islandia y con formaciones observables en muy pocas zonas del planeta.

Vidgelmir
Entrada a la cueva Víðgelmir.

Imagina adentrarte en una cueva por la que hace siglos fluyeron ríos de lava. Una gruta que se formó gracias a la erupción de un volcán no muy cercano y que fue aprovechada por los vikingos para refugiarse del frío. La cueva a la que nos referimos, Víðgelmir, está en Islandia, al oeste el país, no muy lejos de Reikiavik, y fue descubierta a principios de los 90, aunque data del año 900. Entonces, una erupción generó un río de lava que fue modificando el terreno a su paso hasta el punto de crear un tubo de 1.585 metros de largo, algo más de 15 metros de altura y 16,5 metros de ancho en algunas de sus zonas. Además de ser uno de los tubos de lava más grandes de Islandia, las formaciones que alberga solo se pueden ver en otras dos zonas del mundo: Jamaica y las Islas Canarias.

Vidgelmir
Cascos para entrar a la cueva Víðgelmir.

La empresa The Cave se encarga de la gestión de este tubo de lava y organiza visitas de 90 minutos para recorrer un tercio de la cueva. El acceso se realiza por una de las dos entradas que se formaron  cuando la cueva se desplomó, la única segura y que ha sido además habilitada para facilitar el descenso. Han construido una escalera de madera que salta el desnivel y, ya en el interior, han colocado  estrechas pasarelas también de madera para evitar los accidentes. No obstante, la visita no está exenta de riesgos por lo que es obligatorio acceder con un casco proporcionado a la entrada. Este tiene además una pequeña luz pues una vez te sumerges en el interior de Víðgelmir, la oscuridad es total.

La cueva solo se puede visitar en los meses de verano, pese a que incluso entonces, la temperatura en su interior es de 1 ºC. En invierno, la entrada permanece cubierta por una gran capa de hielo. De hecho, tras un frío invierno, permaneció cerrada durante dos décadas. Los islandeses, amantes de las leyendas y los seres fantásticos, tienen una explicación propia: los troles que allí viven decidieron taponar el acceso hartos de las incursiones humanas. Se han encontrado restos que muestran que en la era de los vikingos, algunos seres humanos se escondieron en Víðgelmir.

Vidgelmir
Lava Pahoehoe y Aa (Víðgelmir).

Una vez en el interior del túnel y tras pasar una pequeña zona algo más claustrofóbica, el recorrido es sencillo, aunque hay ir con precaución para no caerse (el suelo está húmedo debido a las constantes gotas de agua, muchas de ellas filtradas por la propia lluvia que cae en el exterior) ni dañar las fantásticas formas que la lava ha ido creando a su paso. Se pueden observar dos tipos de coladas de lava: Pahoehoe y Aa (cuyos nombres provienen del hawaiano y significan suave y áspera, respectivamente). La primera de ellas, visible sobre todo en la superficie, fluye lentamente tras la erupción y da lugar a formas de cuerda. La segunda fluye rápidamente y da lugar a superficies muy rugosas e irregulares.

Vidgelmir
Lava que parece chocolate (Víðgelmir).

Además, la cueva también cuenta con estalagmitas y estalactitas formadas por la propia lava. A diferencia de las que genera la continua precipitación de gotas de agua, estas son mucho más pequeñas, pues se crean cuando la lava está aún caliente. En algunos casos, estas formaciones recuerdan a una vela o a un pezón, como relata el guía. Por último, en la parte más profunda que visitamos nos topamos con una pared que recuerda a chocolate derretido.

Por último, antes de dirigirte a la salida (estarás deseándolo pues después de la primera hora, el frío comienza a sentirse por muy abrigado que vayas), recuerda mirar al techo en busca de pequeñas zonas que brillan como si hubiera diamantes incrustados, son bacterias; y al suelo, en algunas partes de la cueva, hay pequeños bosques de estalagmitas de agua o ríos congelados.

Vidgelmir
Bosques de estalagmitas en Víðgelmir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *